FONDO ALGODONERO, UNA MENTIRA SIN FIN. Y MUCHO MÁS.
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
En octubre de 2016 asistimos al primer Foro Algodonero con una amplia convocatoria que incluyó a casi todos los actores, menos los siempre olvidados cosecheros. Abogábamos desde estas páginas que para la próxima reunión programada para Villa Angela no se los deje en la banquina. La historia demanda que estén. Pues no estuvieron, ni estarán nunca más mientras gobiernen los patrones.

Como puede leerse en los medios que publicaron lo tratado en el Primer Foro, especialmente las promesas de soluciones y que invitamos a repasar: FORO ALGODONERO se podrá observar que para los funcionarios nacionales, en este caso el subsecretario de Agricultura de la Nación, Luis María Urriza las palabras son hojarasca que se lleva el viento. “Cuentan con el apoyo del Estado nacional y con el convencimiento de que debemos recuperar el terreno perdido. Debemos trabajar en conjunto con la provincia y con todos los actores”

Pues llegó el Segundo Foro, llevado a cabo en Villa Angela y la situación fue exactamente la misma. No hubo ni apoyo del gobierno, ni recuperación del terreno perdido. Lo de trabajar en conjunto no pasa de lo discursivo.

Entonces, mucho Foro, muchas promesas, para igual cantidad de mentiras.

¿Tiene sentido seguir con estas reuniones donde nadie se anima a pedir explicaciones serias a los que prometen e incumplen?

Volviendo siempre con nuevas promesas sin hablar de las fracasadas se le falta el respeto a los productores y a todos los chaqueños que creen que las palabras tienen algún valor.

Ahora, pasados 3 años, el gobernador Peppo anuncia que “…a la fecha la Nación adeuda al Chaco el 70 por ciento de lo que corresponde al ejercicio anterior.”

Y para mayor estafa de parte del gobierno nacional, agrega: “…vale destacar que pese a que en los últimos 3 años el recorte de la alícuota correspondiente al Chaco haya significado más de 14 millones de pesos, el Gobierno provincial tomó la decisión política de no abandonar al sector y brindó asistencia a más de 800 productores, que recibieron semillas fiscalizadas de primera calidad, logrando ascender el rinde a 2200 kilogramos por hectárea.”

AHORA YA HAY QUE IR A REUNIRSE A BUENOS AIRES

Algo de vergüenza les queda a los funcionarios nacionales. Ya no quieren venir al Chaco y convocan a reuniones en Buenos Aires.

Allí acudió el Ministro Marcelo Repetto para volver a escuchar, ya no solo las mentiras de siempre sino además reproches a la provincia.

Por suerte, y por primera vez, un funcionario que no tolera en silencio el maltrato y el atropello de un poder central absolutamente divorciado de la realidad del país.

Su reacción estuvo a punto de generar escenas de pelea callejera con quienes creen que estamos todos obligados a hacer el papel de idiotas y traicionar nuestro compromiso con la verdad y el pueblo chaqueño. Felicitaciones al Ministro que se puso los pantalones para demostrar que podrán robarnos, pero jamás nos obligarán a que aplaudamos ese saqueo.

REPETTO6.jpg

Es decir que aquella rimbombante afirmación del Subsecretario Urriza de que “Cuentan con el apoyo del Estado nacional y con el convencimiento de que debemos recuperar el terreno perdido. Debemos trabajar en conjunto con la provincia y con todos los actores” fue una tomada más de pelo a los tontos del Chaco que se creen cualquier cuento.

SIN ESTÍMULO AL ASOCIATIVISMO NO HAY FUTURO

El cosechero en su tiempo, y el productor siempre, fueron los eslabones vulnerables de la cadena algodonera. Los precios de la fibra trepan a valores más que interesantes cuando no hay fibra, esto es en vísperas de la siembra, pero ni bien la planta tiene 15 cm, así como esta crece, con la misma velocidad cae el precio de la fibra que se va formando. Este fenómeno tiene la misma edad que el algodón. La excepción puede darse en un año malo, muy malo, en el que la cosecha sea mínima y sea necesario estimular una mayor siembra. En ese caso puede ser que ante la escases, y el riesgo que el productor se reconvierta, se pague bien.

El algodón no escapa a lo que ocurre con el resto de la producción primaria rural en la que el mango del sartén lo tienen los que están en los eslabones de la transformación, y comercialización el producto. Es por eso que un kilo de cualquier producto de la tierra puesto en la mesa del consumidor cuesta veinte veces más de lo que recibe el chacarero que lo produjo. Es por eso que una camisa que pesa 200 gramos cuesta lo que recibe el productor algodonero por 500 kilos de algodón.

Si a alguien le interesa saber que esto no es una tragedia, sino simplemente falta de voluntad por modificar la inequidad puede ver que pasó en el período de mayor auge el asociativismo en la región cuanto entre los años 70 y 75 UCAL se convirtió en un verdadero emporio en defensa de los intereses de los productores: AQUI UNA NOTA ESCLARECEDORA

.

Y CUIDADO CON LA MANIPULACIÓN GENÉTICA QUE NOS VA A TEMINAR DE ARRUINAR, NO SOLO LA ECONOMÍA, SINO LOS SUELOS Y LA SALUD

Hace unos pocos años se denunciaba la aparición de semillas de algodón genéticamente modificadas y se pedía que se dé parte a las autoridades de tal situación a efectos se tomen las medidas pertinentes. Es decir que se consideraba una grave transgresión su circulación.

Hoy, ya se anuncia, con bombos y platillos que la producción con el uso de semillas transgénicas aumenta la producción un 20% mientras reduce gastos de mantenimiento del cultivo.

Lo que no se dice es cuanto se incrementa el costo de producción con la irrupción de éste paquete tecnológico.

Mucho menos, ni siquiera se menciona su efecto sobre los suelos y la salud. Es que el fin economicista de la investigación, pública y privada impide opacar el éxito material inmediato por sobre el desastre ambiental y de salud a corto y mediano plazo.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.