SOÑADORES DE LA ESTUPIDEZ
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
América Latina, Europa, África, ¿epidemia global? La globalización facilita la propagación de males, como la concentración de bienes. La estimulación del consumismo como falso sinónimo de bienestar constituye una herramienta pavorosa de infelicidad usada con admirable eficacia por los impulsores del consumismo esclavizante de tres cuartas partes de la humanidad.

Suele repetir con insistencia el "Pepe" Mujica que "...cada vez que entregas dinero para comprar algo, con lo que estás pagarndo es con el tiempo de vida que te llevó conseguir ese dinero... Tu trabajas duro y mucho para que la propaganda te indique en que vas a invertir ese tiempo usado en atesorar dinero. Mientras tanto, cada vez tienes menos tiempo para usarlo en lo que realmente te gustaría hacerlo de tener la libertad de elección."

Resultado de imagen para ESCLAVOS DEL CONSUMISMO

Consumismo es la palabra que sintetiza, dependencia, esclavitud, y cuanto otro adjetivo calificativo pueda tener la entrega total de la libertad a las fauces de la voracidad acumulativa de las minorías que depredan bienestar general para saquear pueblos.

Argentina no escapó a este fenómeno ya que en el mejor momento de su pasión por el consumismo facilitado por un gobierno que posibilitó incrementar ingresos a las mayorías se hizo eco de la prédica de quienes le gritaban a los oídos que tienen derecho a exigir más para poder consumir más. Para poder -inconscientemente- gastar su tiempo de vida en superficialidades.

"¡Ustedes tiene derecho a vivir mejor!" era uno de los gritos de los difusores del que "vivir mejor" es poder gastar más tiempo de vida en consumir lo que dicta la propaganda.

Y no se quedaron en la propaganda. Montaron monstruos con patas en todo el globo y cajas en multinacionales que en gigantescos galpones concentran cuanto producto pueda existir junto a la basura que ordenan consumir, para succionar los recursos provenientes de la inversión de vida de quienes son sus rehenes mediáticos, esclavos modernos de un mundo que sueña todos los días con la estupidez de ser más pobre al hacerse eco de las necesidades que el consumismo le crea para desposeerlo y concentrar más en sus voraces entrañas.

Argentina está hoy comenzando a pagar tributo a ese sueño de la estupidez aún en el sopor de no despertar del todo de la trama siniestra que los llevara a votar a esta minoría estafadora, saqueadora y falaz desde el saludo.

Una clase media, medio boba, medio despolitizada, mas que medio egoísta y desclasada, que no logró comprender, aunque tampoco se hizo el esfuerzo por esclarecer, que el bienestar consiste en el disfrute racional de la inversión de tiempo escapando de la trampa de consumir con desenfreno y soñar con la estupidez de "ser como ellos", de ser parte de la mezasa de los almuerzos que los desprecia visceralmente. Y que solo los necesita consumidores, para seguir dándose sus banquetes.

Cuando la minoría ordeñe la última gota de su sangre, y la devuelva al suburbio de los sueños rotos, la legión de esclavos recuperará -temporalmente- conciencia de los hijos que lloran porque sus padres vaciaron sus panzas para llenar sus vanidades, sus odios, sus resentimientos.

Vendrán entonces nuevos viejos tiempos, también inconscientes, de caer en la cuenta que el peso de los grilletes exijen menos soberbia y más penurias para saber que no se sale debajo de la suela del opresor sin conciencia, sin lucha, sin unidad y sin dejar de servir y hacerle el juego a los intereses de aquel.

La mayor tragedia del argentino medio es su creencia que él no es quién es, sino que es quién le dicen que debe ser. Y que para eso debe seguir el manual que a modo de biblia le recitan los grandes medios desinformativos al servicio del consumismo y la acumulación de pocos, para encolumnarlo a la legión de soñadores de la estupidez.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.