TODOS SON FUSIBLES DE LAS CORPORACIONES
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Lo que el propio gobierno definió como "el mejor equipo de los últimos 50 años" en referencia al gabinete del presidente Macri, está sufriendo bajas. La expresión de "mejor equipo" no es más que un mensaje de marketing político tendiente a generar confianza en las supuestas capacidades técnicas de un grupo. Es un típica expresión del mundo empresario, no político.

Nada nuevo, de fondo, hay en argentina a partir del gobierno neoliberal conservador de Cambiemos. Ya lo hemos vivido en cuanta ocasión la derecha tuvo oportunidad de hacerse de la conducción del estado. En términos generales siempre llegaron por medio de la fuerza. Golpes de estado que instalaban en la Casa Rosada los equipos económicos de las corporaciones con objetivos netamente económicos, más allá de su clara identificación ideológica antipopular y antinacional.

Lo que llama la atención es que, al parecer, no tiene el pueblo argentino memoria histórica. Porque, como decimos en el párrafo anterior, la historia se repite y sin embargo quienes ya depredaron argentina y empobrecieron y asesinaron a milles de compatrioras, vuelven con un apoyo llamativo, a tal punto que ganan elecciones con los mismos discursos falaces que usaron hace cuarenta años.

Un fenómeno impresionante lo constituye la clase media argentina que navega entre tiempos de elevación hacia lo alto del bienestar y el consumismo, y la caída en picada cada vez que desde las alturas cree que ya es un águila que solo vuela por mérito propio, sin las térmicas que la impulsaron a las cimas de la satisfacción de sus necesidades básicas primero, y la felicidad del disfrute de mayores placeres luego.

Entre 2003 y 2015 argentina fue uno de los países del mundo que mostró el mayor crecimiento de la clase media. Todos indicaría que ese dato garantizaba la valoración por parte de éste sector sobre el gobierno que con las políticas económicas, productivas, industriales y sociales sentara las bases para que el esfuerzo individual se consolide en bienestar. La distribución de la renta, con el hombre -como colectivo- en el centro de los objetivos políticos, y la justicia social como norte, han sido las ideas rectoras de un modelo inclusivo altamente destacable.

Sin embargo el voto popular, especialmente de este sector del colectivo que logró un ascenso mayor, fue para quienes hoy los estan poniendo de regreso a sus orígenes de insatisfacción, padecimientos y pobreza.

Y es natural y esperable que esto suceda cuando gobiernan los intereses y no la política. No existen hoy en argentina decisiones políticas. Son todas medidas económicas que imparten quienes ejercen efectivamente el poder: las corporaciones.

Esto es importante tenerlo presente, porque explica las razones por las que todas las medidas tienen un claro norte: la concentración de la renta, por un lado, y la pauperización de las mayorías por el otro. Este doble objetivo permite acumulación para pocos, y una legión de necesitados que cada vez se conformen con menos, hasta llegar a pan y agua y ser el carbón que ilumine la vida de una oligarquía que vive de la explotación, la especulación y el saqueo.

De allí que este cambio de figuritas en ministerios carece de relevancia. Porque, como fusibles, no son otra cosa que mandaderos de sus patrones. Todas las decisiones se toman en los despachos empresariales de las corporaciones y bajan a que éstos las ejecuten. Puede ser un CEo u otro, da lo mismo, porque todos son técnicamente hábiles. Hombres con formación académica y alejados totalemente de la política, los que además, y si bién tienen ideología, esta está excenta de todo contenido ético, moral y social.

Todo esto indica que la mayor tragedia del pueblo argentino no está en otro lugar que no sea su propio seno. Y lo constituye la falta de conicencia, su alta despolitización, su escasa paticipación y compromiso político ideológico. Su enorme y alienante dependencia de los medios de comunicación masivos -todos en manos de las corporaciones- que desinforman y alojan en mentes vígenes y fértiles; odio, resentimiento, falsas premisas, y las bases para la dominación de la inconciencia y su conversión en un ejército mutante que avanza ciego hacia el abismo.

De allí que, de cara al futuro, y al regreso seguro de un gobierno con características nacionales y populares, que será convocado por esa misma clase media víctima del despojo, cuando la miseria le abra los ojos sobre las enormes pérdidas sufridas, deberá tenerse presente que solo la modificación radical de las estructuras, eliminando todo vestigio del sistema neoliberal vigente desde hace más de media década, evitará estos regresos al pasado vehiculizados con tanta facilidad ya que las bases están plantadas y responden a ese modelo colonizador y saqueador.

Deberán proponerse cambios revolucionarios tales como la modificación de la representación popular que evite la alta traición de determinados secotres cómplices; la reforma judicial que incluya la eliminación de la permanencia vitalicia de sus miembros, imponiendo control popular sobre su funcionamiento; la nacionalización de la banca; del comercio exterior; de la explotación de los recursos energéticos y mineros y su distribución; la caracterización como traición a la patria a quienes laven dinero en paraísos fiscales declarando la imprescitibilidad de tales hechos. Entre otros importantes cambios que garanticen el control popular del rumbo nacional y popular de todo gobierno en el futuro,


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.