LA NEGRA HISTORIA DEL FMI EN ARGENTINA
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Durante décadas veníamos escuchando que no había que mirar el pasado, que el futuro se construye mirando hacia adelante. Ésto hasta el 10 de diciembre de 2015, porque a partir de allí, los mismos personajes y la prensa corporativa no hicieron más que mirar el pasado reciente para referir a una supuesta, y falsa, por supuesto, "pesada herencia" como justificación del saqueo que planificaron contra el pueblo para volver a concentrar la renta en las corporaciones gobernantes

A la catarata de promesas electorales no solo incumplidas, sino realizadas en sentido contrario, hoy vivimos un nuevo yugo del FMI sobre nuestros famélicos cuellos.

En campaña se había dicho que "jamás volveríamos al FMI".

Y el no volver al FMI no es una cuestión e rechazo insensato a ese organismo internacional, sino justamente tiene que ver con la historia de este banco, porque no es otra cosa que eso, en el mundo y en nuestro país.

Reproducimos a continuación un artículo sobre el último empujón al abismo que nos diera este fondo durante el anterior gobierno neoliberal protagonizado por Fernando De la Rúa.

COMO ARRUINÓ EL FMI A LA ARGENTINA

"La implosión argentina lleva impresas las huellas digitales del FMI"

La primera y más abrumadoramente importante causa de los problemas de la economía del país fue la decisión del gobierno de mantener una paridad de cambio fija: un peso por dólar USA. Adoptada en 1991, esta política funcionó durante un tiempo. Pero en los últimos años el dólar ha estado sobrevaluado, lo cual hizo que el peso se sobrevaluara también.

Contrariamente a la creencia popular, una moneda "fuerte" no es como un cuerpo fuerte. Es muy fácil tener muchas cosas buenas. Una moneda sobrevaluada convierte las exportaciones en demasiado caras y las importaciones en artificialmente baratas. Sólo hay que mirar a los Estados Unidos, donde un dólar "fuerte" ha provocado un déficit comercial récord de 400.000 millones de dólares.

Pero esto resulta catastróficamente peor para un país que se ha comprometido a mantener una paridad cambiaria fija. Cuando los inversores empiezan a creer que el peso está a punto de caer, exigen siempre tasas de interés más altas. Estas tasas exorbitantes paralizan la economía. Tal es la principal razón por la cual Argentina no ha sido capaz de recuperarse de cuatro años de recesión.

Para mantener su moneda sobrevaluada, un país requiere grandes reservas de dólares: el gobierno tiene que garantizar que cualquiera que necesite cambiar un peso por un dólar podrá hacerlo. En este punto el papel del FMI fue crucial. Ordenó amplios préstamos, incluyendo 40.000 millones de dólares hace un año, para respaldar el peso. Este fue el segundo error fatal del FMI. Para comprender su gravedad, imaginemos a Washington tomando un préstamo de un 1,4 billón de dólares –el 70% de su presupuesto federal– sólo para mantener sobrevaluado el dólar. Argentina no necesitó mucho tiempo para acumular una deuda externa que le era imposible devolver.

Como si todo esto no fuera suficiente, el FMI condicionó sus préstamos a una política de "déficit cero" por parte de Buenos Aires. Pero no es necesario ni deseable para ningún gobierno equilibrar su presupuesto durante una recesión, cuando los impuestos necesariamente disminuyen y los gastos sociales crecen. El objetivo del déficit cero puede tener un pequeño sentido económico, pero posee un gran valor de relaciones públicas. Centrándose en los gastos del gobierno, el FMI ha logrado convencer a la mayor parte de la prensa de que los hábitos de gasto "despilfarradores" son la fuente de sus problemas. Pero Argentina ha tenido sólo unos déficit presupuestarios modestos, mucho más pequeños que los de Estados Unidos en tiempos de recesión.

El FMI declara ahora que estuvo en contra de la tasa de cambio fija, así como de los amplios préstamos para respaldarla. Los funcionarios dicen que siguieron adelante con estas políticas para complacer al gobierno argentino. ¡Así que ahora la Argentina le dice al gobierno de Estados Unidos lo que tiene que hacer! Ésta no es una historia verosímil, pero desde luego verificar quién tomó la decisión es algo así como seguirle la pista a la cadena de mandos de Al Qaeda. Las reuniones del comité del FMI, las consultas con los ministros de los gobiernos y otras deliberaciones son secretas.

Sin embargo, hay una huella que se puede rastrear. En 1998 el FMI respaldó las monedas sobrevaluadas de Rusia y Brasil, con grandes préstamos y tasas de interés siderales. En ambos casos las monedas colapsaron a pesar de todo y los dos países optaron por la devaluación. El crecimiento de Rusia en el año 2000 fue el más alto en dos décadas.

Argentina se recuperará también, indudablemente, después que devalúe su moneda y deje de pagar su impagable deuda externa. Pero el pueblo necesitará un gobierno que esté dispuesto a romper con el FMI y se proponga políticas que antepongan su interés nacional.

Washington tiene otras ideas. "Es importante para la Argentina continuar colaborando con el Fondo Monetario Internacional para la elaboración de una política sana", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, el viernes. Para el FMI, el fracaso es imposible.

ESTE REGRESO AL FMI TIENE TODAS LAS HUELLAS DE EXCUSA PARA CONCENTRAR LA RENTA

El gobierno argentino justifica el regreso como deudor el FMI en la necesidad de respaldarse dado el déficit fiscal. Déficit fiscal que, por supuesto, se atribuye exclusivamente a un estado que gasta más de lo que recauda, pero exclusivamente porque está "sobredimensionao". Entonces se despiden empleaddos públicos, se reucen salarios y jubilaciones, se aumentan tarifas. Todo cae sobre las espaldas de las clases menos pudientes.

Sin embargo, los intereses de los poderosos no solo no se tocan, sino que se incrementan en la misma proporción, y más, que lo que disminuyen los del pueblo.

Veamos hasta donde es verdad/mentira que la culpa es de los más pobres:

Este gobierno les regaló a los ricos, a los fugaores, especuladores y lavadores:

$ 414.218 millones por intereses de Lebacs (timba financiera)

$ 465.000 millones por intereses de deuda contraída por el "héroe" Caputo

$ 272.000 millones por perdón impositivo a las corporaciones.

$ 42.964 millones por fuga de divisas, con aval oficial.

Esto, mas la baja e retenciones y otras dádivas a los poderosos, suma un saqueo al pueblo de nada menos que 2,24 BILLONES, esto es ¡11 veces más que el ajuste de $ 200.000 millones que según Caputo exige el FMI, y que según el FMI, todo lo decide al gobierno argentino!

Como es obvio, esto que ninguna de las dos partes asuman la responsabiliad del ajuste es la expresión más diáfana que estamos frente a decisiones nocivas para el conjunto.

Y en camino, inexorable de repetir la historia.

Es sorprendente que, a pesar de que el FMI haya tenido el mismo efecto sobre todas las economías a las que ha "ayudado" durante más de una década (es decir, las economías han sido gravemente lesionadas), estos sujetos sigan aún ejerciendo su profesión. Si fuesen médicos, habrían sido encarcelados por dañar deliberadamente a sus pacientes.

¿No sugiere esto que los gigantescos intereses financieros de Europa y de los EE.UU. que están detrás del FMI quieren destruir tales economías?

Sin lugar a dudas, y con la siempre imprescinbible participación de la oligarquía cipaya vernácula.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.