POSTRES SALUDABLES HECHOS EN CASA
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Durante el siglo XIX, ciertos científicos al estudiar las partes más duras de los alimentos (aquellas compuestas sobre todo por celulosas y ligninas), descubrieron que estas eran expulsadas del organismo casi como se habían ingerido, por lo que dedujeron que estas sustancias no debían tener gran relevancia para la nutrición humana.

Pero hoy sabemos que se equivocaron, quizás no tengan ninguna propiedad nutricional importante, pero son el alimento favorito de muchas bacterias que viven en nuestro intestino y que sí son fundamentales para nuestro aparato digestivo, para la regulación de nuestro peso y para estimular nuestro sistema inmunitario. Los alimentos integrales, fueron considerados durante muchos años alimentos para pobres, creyendo que los productos blancos, o refinados como sucede con las harinas, el arroz, el aceite o el azúcar, mostraban un estándar de vida superior. Hoy en día, por suerte, comienzan a recuperarse toda clase de productos naturales y lo menos modificados posibles, dado que cuanta menos manipulación tenga un alimento, más propiedades mantiene. Por poner un ejemplo, el azúcar blanco contiene un 99,85% de sacarosa, encargada de aportarnos energía, mientras que el azúcar de caña, además de energía nos aporta vitaminas, fibra y oligoelementos.

La fibra se encuentra en muchos alimentos en mayor o menor medida, sobre todo en las pieles de frutas y verduras y en cáscaras de cereales. Es un regulador del colesterol además de que ayuda a absorber las sustancias tóxicas que se encuentran en nuestro intestino y es un conocido regulador intestinal. También regula la asimilación de hidratos de carbono, evitando así diabetes, cáncer de intestino y problemas de corazón como la hipertensión.

Cuando consumimos alimentos no integrales, perdemos además de la fibra, gran cantidad de elementos necesarios que se encuentran en las cáscaras. Es el caso de ciertos minerales, potasio, calcio, magnesio, ácido fólico y algunas vitaminas como la B1, B2, E, B5, B3, encargadas entre otras cosas de fortalecer nuestro sistema inmunológico, y mantener en buenas condiciones nuestro sistema nervioso.

Pero ojo, a la hora de consumir alimentos integrales, hay que tener en cuenta que el consumo de productos no ecológicos puede ser contraproducente, ya que la mayoría de los pesticidas y abonos químicos utilizados en la agricultura se depositan en las cáscaras de estos alimentos. Por eso, como siempre, recomendamos en la medida de lo posible el consumo de alimentos ecológicos.

Pero no se trata solo de salud en primera persona, el proceso de refinado, una tarea muy costosa energéticamente agrava la crisis ecológica que estamos viviendo debido al complicado proceso de manipulación que requiere.

Cabe en este momento una mención especial sobre el aceite de oliva ya que aquel que se comercializa como tal en la mayoría de los casos no es aceite puro, sino una mezcla de aceite de oliva con aceite lampante refinado, aquel que se utilizaba para encender las lámparas. Lleva además, aditivos químicos que eliminan el olor, sabor y color de este aceite y lo hacen parecer aceite puro de oliva. Por ello, es siempre recomendable utilizar aceite virgen. En este último caso, a menos acidez más calidad tienen. No ocurre lo mismo con los aceites mezclados, que son peores cuanta menos acidez tienen.

Con respecto a las grasas, es importante saber diferenciar los distintos tipos de grasas existentes y aprender a diferenciarlas, ya que no todas son perjudiciales. El organismo necesita grasas para obtener energía y poder realizar sus funciones vitales fundamentales. Los ácidos grasos saturados son aquellos contenidos en las carnes y derivados de esta como la mantequilla, son más difíciles de asimilar debido a su estructura molecular y por tanto, suelen acumularse en el organismo en vez de ser utilizados para la producción de energía. Los ácidos grasos insaturados, son aquellos que existen en muchos aceites vegetales, semillas y pescados. El famoso omega 3 y el omega 6 son ácidos grasos insaturados. Novedosas son las llamadas grasas trans, que ya han sido prohibidas en muchos lugares ya que se han demostrado dañinas para el organismo. Estas grasas son ácidos grasos insaturados modificados químicamente para poder ser utilizados como conservantes en la industria alimentaria. Lo mismo sucede con el aceite de palma, un ácido graso saturado (contiene en torno al 50%) que se utiliza mucho en esta industria gracias a su fácil manejo (se mantiene en estado sólido favoreciendo su transporte), su precio bajo, tienen un sabor neutro y tarda más en arranciarse. El aceite de palma, no solo es perjudicial para nuestra salud como cualquier otra grasa saturada ingerida en exceso, sino que su mala fama viene dada por los graves procesos de deforestación masiva, producción industrial con agroquímicos (y todo lo que ello conlleva), son muy esquilmantes de los terrenos y su cultivo está desplazando a miles de comunidades indígenas y animales en peligro de extinción como el orangután.

En relación a nuestro incremento en el consumo de grasas, en los últimos años hemos visto noticias sobre el aumento de la obesidad infantil en los países occidentales. ¿Se debe esto al aumento de disponibilidad de alimentos? En absoluto, educar a nuestros hijos para que consuman una dieta sana y reducida en bollería industrial y productos procesados comienza por nosotros. No se trata de privar a nuestros hijos de los dulces, sino de ofrecerles aquellos que sean menos perjudiciales para su salud. El consumo de azúcar ha aumentado enormemente en las últimas décadas e incluso alimentos que originariamente no los llevarían (como algunas carnes, salsas o panes), actualmente lo llevan. Por desgracia, muchas veces estas sustancias están ocultas bajo etiquetados que somos incapaces de entender. Y hemos de tener mucho cuidado porque incluso aquellos que ponen “libres de azucares” pueden contener sustancias edulcorantes que resulten peores para nuestro organismo que el propio azúcar, como es el caso del aspartamo, considerado cancerígeno y prohibido en algunos países o la famosa sacarina, un edulcorante artificial que tras décadas de consumo, comienza a verse que no es tan buena como parece. La OMS recomienda actualmente no superar los 25 gr al día de azúcar (unas dos cucharadas y media) y el consumo de una sola bebida gaseosa supera los 30 gr de azúcar refinado. Lo mejor es intentar elaborar nosotros mismos nuestros dulces, evitar los zumos industriales y ofrecer a nuestros hijos productos hechos con harinas no refinadas y sin grasas saturadas. Enseñándoles a comer fruta, esta puede ser el mejor de los dulces.

En esta entrada:

Postres con harinas integrales y bajos en azúcar

Smoothie de otoño

Muffins de manzana y canela

Galletas de almendras

POSTRES SALUDABLES

Smoothie de otoño

La leche de almendras es un sustitutivo de la leche animal que contiene más de el doble de calcio que la leche de vaca. Resulta más digestiva y aunque es más acuosa, combina bien con infinidad de batidos y postres.

La mandarinas al igual que los demás cítricos, es rica en vitamina C y antioxidantes. Es la estralla del otoño y su dulzor hace que sea la fruta favorita de los niños en esta estación.

El yogur natural es una fuente de proteína animal y calcio que produce menos indigestión al pasar la lactosa por un proceso de fermentación. Además, en este proceso, se carga de bacterias beneficiosas para nuestro intestino y mejora el tránsito intestinal.

Debemos pelar y eliminar las pepitas de seis mandarinas, batirlas y colarlas para eliminar los restos de pieles. Mezclar el resultado con un yogur natural y medio vaso de leche de almendras.

Muffins de manzana y canela

La manzana es un potente depurativo que además ayuda a regular el colesterol y baja los niveles de azúcar en sangre.

La canela ayuda a mejorar la digestión, reduce el riesgo de contraer enfermedades degenerativas y es un estimulante natural que mejora nuestro estado anímico.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.