LA CORRUPCION, ¿PATRIMONIO DE LA POLÍTICA?, O UN MAL SOCIAL.
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Esta de moda en la argentina usar la corrupción como pretexto de descrédito hacia un sector de la dirigencia política. Excluyendo por supuesto a la que en este momento detenta el poder y manipula al Poder Judicial a sus intereses y necesidades. Cualquier desprevenido diría que el gobierno anterior hizo un casting de corruptos para conformar sus cuadros. Nada más falso.

Primero porque no todo lo que los medios publican esta luego corroborado por las pruebas, y es así por ejemplo el caso de la ex presidenta Cristina Fernandez. Varias denuncias y hasta procesamientos, inhibiciones y prohibiciones, pero pruebas concretas, ninguna.

A tal punto que en el programa Animales Sueltos, operador por el.engaño como pocos, la denunciante de la causa Hotesur y vinculada a Margarita Stolbizer, Silvina Martinez no tuvo mas remedio que reconocer ante la inquisitoria de la panelista Romina Menguel, que "...pruebas de esto no hay, lamentablemente..."

¿Como funciona esto entonces?

Y, funciona como una especie de tribunal mediático. Los medios instalan una causa, promueven una denuncia, fiscales y jueces militantes del poder abren investigaciones, caratulan, comienzan a llamar a testigos, promueven la busqueda de pruebas -Marijuan y sus excavadoras en el desierto patagónico- mientras tanto la prensa ya va condenando. Poco importa el resultado final en tribunales. Vease el tiempo que llevan algunos detenidos y no hay condena. No interesa.

Mucho menos en casos que se sabe no puede haberla. Seguramente habrá casos en que se llegará a condenar a algunos funcionarios con lo que se legitima todo el proceso contra los que nunca serán condenados porque sus causas fueron armadas con fines netamente políticos.

Dos cuestiones deben puntualizarse. Una, es que efectivamente hay corrupción en la política, y de ello las pruebas están en la historia, desde los principios.

La otra, que no es patrimonio de un partido, y las pruebas están en lo ocurrido en el gobierno de la anterior Alianza a fines de los 90 y en este gobierno donde el presidente y varios de sus ministros tiene cuentas en paraísos fiscales, además de un montón de negocios ilegales más como Odebrech y dolar futuro por ejemplo.

Luego, y quizas lo más importante que debemos preguntarnos cuando hablamos de corrupción, es ¿como es posible que se crea que la corrupción es patrimonio de un grupo o sector si por ejemplo la informalidad laboral en argentina supera el 30%?

¿Como se llamaría el hecho ilegal de tener empleados "en negro"?

Claramente una estafa, una defraudación, a las personas y al estado.

Pero pareciera que esto no es corrupción. Como no es corrupción el soborno a un policía o a un inspector de tránsito.

Somos sin lugar a dudas una sociedad "careta". Etiquetamos rápidamente a otros mientras lo nuestro lo barremos bajo cien alfombras.

Y eso lo saben los que usan el latiguillo de la corrupción discresionalmente para hacer sus propias estrategias políticas.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.