BAILANDO EN LA CUBIERTA DEL TITANIC
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Los argentinos somos competitivos y nos destacamos en ciertas disciplinas en todo el mundo. Ahora somos noticia porque de ser uno de los países más desendeudados del planeta, en menos de dos años trepamos al número uno de los endeudados. Más de 100 mil millones de dólares entre deuda tomada por el estado nacional, las provincias y las empresas. Alguien puede imaginar que con semejante endeudamiento las inversiones en industrias, producción y agregado de valor, deben haber generado miles de puestos de trabajo y bienestar para gran parte de la población.
Bueno, no. No fue eso lo que ocurrió. Ya que el 75% de esa fenomenal cifra se deslizó por el río de la fuga de capitales. El giro de dividendos de las corporaciones, (para eso son gobierno) el turismo y la bicicleta financiera se quedaron con todo.
Y no ocurrió que se invierta en industrias que generen trabajo y bienestar, porque las exorbitantes tasas de interés con que el Banco Central trata de mantener un ficticio valor del dolar, motorizaron el gran negocio de tomar esos dólares, comprar Lebacs o similares, aguardar la renta financiera para luego reconvertir el excedente a dólares para fugarlos. Lo que mejor saben hacer los empresarios que gobiernan.

Si en algo son diestros los CEOs que las corporaciones colocaron para manejar la economía argentina, es en la especulación, la evasión, el lavado y obtención de renta improductiva. De allí que es difícil encontrar uno que no tenga antecedentes frondosos en relación con los fondos buitres como Carlos Melconian por ejemplo, que litigó en contra de argentina mientras presidía el Banco Nación.

O Luis Caputo, justamente el hombre encargado de las finanzas como Ministro, que en 2009 fundara la sociedad ofshore "Noctua Partners" según lo denunciara el consorcio internacional de periodistas que divulgara los llamados "Paradise Papers" Esta sociedad adquirió cinco millones de dólares de los bonos de deuda que el mismo Caputo colocara a 100 años por un valor de 2750 millones de dolares y cuya tasa de interés es muy superior a la usual de mercado (7,9% en dólares) debido al plazo. De los dos lados del mostrador el Ministro.

Otro con mostrador giratorio es el señor "tarifazo" Juan José Aranguren a quien Shell nominó para asumir como ministro de energía de la nación, pero al servicio de la miltinacional con la que se está portando muy bien. Concentró la mayor parte de las compras de combustibles en la patronal de la que es en parte dueño ya que posee acciones.

Y así se podría seguir con el gabinete hasta llegar el presidente, un hombre con historia de negocios con el estado en los que mantiene un invicto envidiable. Siempre le fue bien. Siempre se quedó con las utilidades y estatizó los pasivos. Desde el contrabando de autopartes, las cloacas de Moron, hasta el Correo. Miles de millones por izquierda hicieron necesarias más de 50 sociedades ofshore para cobijar a buen resguardo esa oscura fortuna.
Debemos los argentinos ser conscientes que quienes ocupan desde la presidencia hasta el último cargo político en la estructura del estado nacional, no están gobernando. No saben nada de eso. Ellos están administrando el estado al servicio de las corporaciones que allí los sentaron. Entonces no hay medidas de carácter político, son todas decisiones empresariales.
Y como fue importante la redistribución de la renta en los años del gobierno peronista de Néstor Kirchner y de Cristina Fernandez, tienen hoy mucho trabajo los empresarios para recuperar de los bolsillos populares, para los suyos, toda esa renta perdida.
De modo que lo que está pasando no pasa porque las cosas les salen mal. Al contrario les están saliendo muy bien, y eso se certifica con las celebraciones de las grandes cámaras empresariales, terratenientes, y financieras, en relación a las reformas impositiva, laboral y el pacto fiscal.
Este paquete pone sobre las espaldas de los trabajadores, jubilados y beneficiarios de políticas sociales la carga de cerrar el agujero fiscal que abrieron con el endeudamiento, la baja de retenciones y los subsidios a las grandes empresas.
Pero la historia si se repite siempre igual, dará inevitablemente los mismos resultados. Y esto ya pasó. Y siempre llegó el momento en que la miseria de las mayorías no alcanzó para cubrir la voracidad de la minoría. Y todo estalló.
Endeudamiento feroz, a tasas cada vez más altas por aumento del riesgo; destrucción de la industria nacional y paralización del aparato productivo como consecuencia de una demencial apertura de la economía, que a su vez destruye cientos de miles de puestos de trabajo; impulso a la timba financiera con altas tasas, y cobertura legal a la fuga de divisas; ataque violento a la libertad de expresión con persecución a todos los periodistas críticos; coacción brutal sobre el poder judicial; represión y negación de la realidad, son un cóctel altamente explosivo y de estallido inevitable.
El campo popular debe acelerar su organización para estar en condiciones de reasumir la conducción del país y reconstruir la república desde lo institucional a lo económico social, como ocurrió siempre que el cipayismo asoló al estado y el pueblo se convocó en resguardo de la nación.
Lo que ahora el campo popular debe evaluar es como se garantiza continuidad de un modelo que devuelva calidad de vida al pueblo, como ocurrió con el que se ejecutó entre 2003 y 2015, y no seamos nuevamente presa del engaño y la incitación al suicidio con el voto como ocurrió hace dos años.
La creación de conciencia y la exigencia de participación deben ser pilares en cualquier construcción que se pretenda sólida y duradera. Porque quienes no participan y solo reciben los beneficios pensados y luchados por otros, son carne de cañón para los intereses miserables de estas minorías sin valores, sin patria y sin honor.

HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.