REMONTANDO LA DERROTA CULTURAL, CON INTELIGENCIA Y MILITANCIA.
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Estamos asistiendo a los tiempos de mayor profundización del modelo concentrador de las corporaciones al amparo del respaldo electoral reciente. Si nos quedamos en relatores del desastre nos equivocamos. Es necesario, claro, poner en evidencia y problematizar públicamente este asalto a los derechos y el bienestar de las mayorías, con una sorprendente pasividad, y en casos hasta con el aval de parte de éstas.

Pero mucho más importante es superar la parálisis que podría provocar tanto atropello y pasar de la reacción emocional del insulto, la maldición y cuanto otro sentimiento provoque este instante, para meditar cuales son las razones que llevaron a una mayoría de argentinos a votar ser gobernados por patrones empresarios a sabiendas de la historia de explotación, corrupción, estafa y todo tipo de estratagemas que éstos han usado en contra del estado y los propios trabajadores en sus relaciones directas, históricamente.

Que los trabajadores dejen en mano de los empresarios la decisión de la distribución de la renta es de tal ingenuidad que se asemeja a un hipotético caso de la integración de un tribunal popular que juzgue violaciones, integrado por los violadores presos en las cárceles.

Hasta ahí como comentario introductorio.

Pasemos al humilde aporte de ideas que nos permitan recuperarnos y recuperar racionalidad en la evaluación de decisiones tan trascendentes como es el voto, y las razones de nuestros propios desatinos.

Frecuentemente las dirigencias "bajan" a las bases para ofrecer sus soluciones, frecuentemente con escasa o nula relación entre esas soluciones y las necesidades sociales. Esto tiene que ver con que no siempre las masas están dispuestas a protagonizar ciertas ideas, por buenas que ellas sean. Incluso en ocasiones pueden estar de acuerdo con ellas, pero no están motivadas para impulsarlas en esta circunstancia.

Al respecto hubo un señor chino que algo sabía de interpretar a las masas y capitalizar sus intenciones, que decía: "Ocurre en ocasiones que las masas necesitan objetivamente alguna reforma, pero la conciencia subjetiva de esa necesidad no ha madurado aún en ellas, y no se muestran dispuestas ni decididas a llevarla a la práctica. En ese caso tenemos que esperar con paciencias e introducir la reforma solo cuando, gracias a nuestro trabajo, haya madurado la necesidad en la mayoría de las masas, porque de lo contrario quedaremos aislados. En ese sentido tenemos dos principios: primero, lo que las masas necesitan en realidad, y no lo que nosotros imaginamos que necesitan, y segundo, lo que las masas están dispuestas y decididas a hacer, y no lo que nosotros estemos dispuestos a hacer en favor de ellas"

Esto debemos tener presente, salvo que entremos en la variante cínica que usan las corporaciones, como es la vigente de generar reacciones emocionales mediate las usinas generadoras de odio. Pero se supone que desde el campo popular no emprenderemos ese camino de estafa y degradación.

Entonces lo nuestro es el diálogo en un marco de más oídos que lengua. Son tiempos de escucharnos, tiempos en que la construcción de un poder popular capaz de oponerse al de las corporaciones arranque desde los cimientos y no por el techo. Para eso el rol más importante de la dirigencia será transmitir al pueblo su decisión de humildad, lealtad y confianza para que la inagotable cantera popular que tiene todas las vivencias, vaya consolidando la conciencia de que nadie hará por nosotros lo que nosotros mismos seamos capaces de hacer. Solo así estas promocionadas reformas que nos atrasan, en las que nos dicen que "todos debemos resignar algo", cuando sabemos que el objetivo es que sea el pueblo el que resigne lo suyo, podrán sustituirse por otras que contemplen las verdaderas aspiraciones de las mayorías y resulten en su beneficio.

Abrir las puertas de la política a la militancia y al pueblo es el mayor aporte que puede hoy hacer la dirigencia del campo popular por una república más igualitarias y que contenga a todos.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.