DEJA DE CULTIVAR Y PONETE UN BANCO
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Años y años de batallar por políticas para que la Agricultura Familiar permita que los productores puedan vivir dignamente. ¿Se entiende? No se trata de querer hacerse millonarios. Solo vivir cubriendo las necesidades humanas fundamentales y darle futuro a los hijos. Pero no hay caso. Retrocesos prolongados y profundos; expulsión de la tierra; explotación por parte de la intermediación, entre otros muchos golpes al interés por vivir de su trabajo, es la consecuencia de falta de políticas que pongan en el campo de la producción alimentaria al productor, esto es al protagonista del mayor esfuerzo, en el centro de la escena junto al consumidor.

Pequeños avances en tiempos de gobiernos con un perfil más popular y con mayor sentido de la construcción colectiva no llegan a consolidarse porque caemos nuevamente en estos profundos cañones de explotación y saqueo.

Es que vivimos tiempos de posverdad, tiempos en que la globalización y el acceso masivo de la ciudadanía a la comunicación, en lugar de servir para una mayor información y en consecuencia evaluación de mecanismos de defensa de los intereses de las mayorías, han servido para la manipulación de las decisiones de la ciudadanía.

Ha ganado el Premio Nóbel de Economía el estadounidense Richard Tahler por su investigación sobre “las consecuencias de los mecanismos psicológicos y sociales en las decisiones de los consumidores y los inversores”. Esto explica en gran medida el posicionamiento de las corporaciones mediáticas, que son el ejército moderno de las corporaciones económicas, como primer poder, lejos ya, muy lejos de aquel cuarto poder que fueran.

Y es así que van imponiendo, en casi todo el planeta, modelos de concentración de la renta en manos de esas corporaciones y en detrimento de la calidad de vida de millones y millones de seres humanos.

En nuestro país se anuncia que “Los bancos acumularon una ganancia de 80.328 millones de pesos en los últimos doce meses. De ese total, uno de cada diez pesos se embolsó en agosto pasado. Ese mes los beneficios bancarios sumaron 7.820 millones de pesos, con una alza interanual de 46,9 por ciento. La banca sigue beneficiándose de una elevada rentabilidad. Los negocios con las Lebac y con los pases fueron uno de los más rentables. El cobro por servicios financieros fue otro de los rubros provechosos para las entidades.”

Y la noticia es vendida a los “consumidores” como un hecho virtuoso, casi como para que se diga, “los bancos ganan mucha plata, quiere decir que estamos de maravillas”. Así se manipula al conjunto de la sociedad para que solo haga foco en estos mensajes engañosos y se someta a las conductas que manda el poder, tomando las decisiones a las que éste apunta. Estos son “los mecanismos psicológicos y sociales” con que se direccionan“las decisiones de los consumidores y los inversores”

Esto explica que parte del cuerpo social esquilmado para que, en este caso, el sector financiero parasitario acumule miles de millones, en cada elección legitime con su voto estas políticas de alta concentración en manos de un círculo pequeño entregado a la especulación, y en perjuicio de trabajadores y pequeños empresarios. Entre ellos, los que producen alimentos pero están condenados a comer cada vez menos.

No es posible que se realice la sugerencia del título. Jamás podrá el que se dedica a cultivar alimentos, convertirse en banquero, porque materialmente no pertenece a ese círculo, y porque su esencia no lo proyecta a esas conductas antisociales.

Lo que sí es esperable es que quienes son las víctimas de este modelo en el que la especulación paga y enaltece, mientras el trabajo endeuda y degrada, reaccionen y no se sometan a estos “mecanismos psicológicos” que los hacen verdugos de sí mismos, y reflexionen en el ejercicio de la lectura crítica sobre estos mandatos de la prensa corporativa. De ese modo quizás nos encaminemos a no legitimar con nuestro voto políticas de rapiña y saqueo y podamos participar activamente en la construcción de un modelo que ponga al hombre que trabaja y produce en un sitial de privilegio respecto de quienes viven de la estafa, la especulación y la renta improductiva.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.