UN SISTEMA IMPIADOSO, INJUSTO, CRIMINAL, Y LOS RAYOS DE LUZ
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Una breve historia que seguramente se repite por miles, quizás millones, en un país y un mundo poblado por seres humanos prisioneros de un sistema ciego, sordo y mudo de justicia, verdad e igualdad. Un sistema en el que termina siendo importante la apariencia, las estadísticas y la simulación, aunque para que ello sea se condene al inocente y se libere al culpable. El hecho real que relata esta historia con sus oscuros de "caso resuelto" y sus claros de "rayos de luz" son la patética imagen de ese sistema impiadoso, injusto y criminal. .

.

Capítulo I

.

LA SERPIENTE VOLVIÓ A MORDER A UN DESCALZO…

.

Sebastián es un pibe de 23 años. Correntino de Esquina, como le gusta identificarse, recaló en el Chaco hace menos de un año. Consiguió el primer trabajo “en blanco” de su vida, soñando comenzar a calzarse, y darles sustento y futuro a su compañera Marisa y su hijo Nicolás de tres años.

Nació en 1990, con la explosión del liberalismo, ese que permite el progreso, la libertad, el futuro. Ese que se decía nos incluía en el primer mundo. Bueno, algo pasó porque a Sebastián no le toco nada de eso. De niño tuvo que trabajar para comer. Muy de niño, lo que no le permitió ir a la escuela. Ni jardín de infantes, ni “Seño”, ni mochila de los “Power Rangers”, ni “A” de “Ala”, ni “L” de “Libertad”, ni sumar, ni multiplicar, nada. El viejo dilema del pobre en tiempos donde el mercado es Dios: comer o aprender. Tener futuro o sobrevivir. Y el Señor mandó que sobreviva, al costo de ser analfabeto.

El estado estuvo ausente, no lo buscó ni para que declare por qué razón se robaba su propio futuro incumpliendo la obligación de aprender, ni para condenarlo por haber optado por sobrevivir.

Hoy sí el estado se hizo presente. “Dos años de cumplimiento efectivo” reza el diagnostico de la picadura de esa víbora que solo muerde a los descalzos, al decir de Eduardo Galeano: la Justicia.

Ocurrió en Goya, segunda ciudad de su querida Corrientes, a donde Sebastián llegó este lunes 25 de febrero de 2013 desde el Chaco, para cumplir con el llamado de una vieja causa por robo a un supermercado en la que el propio dueño expresó la imposibilidad que fuera el autor porque “el hueco que hicieron para entrar era tan chico que hacía imposible que pudiera atravesarlo”. Llegó obediente y confiado. Llegó porque cuando la autoridad llama hay que ir, y porque los inocentes no corren. El botín habría sido leche y azúcar. Era imposible que fuera él, pero las estadísticas mandan. Esclarecer y condenar da “chapa” a la policía y a la Justicia, y Sebastián nació descalzo.

En el Chaco tenía trabajo en blanco en el campo. Criaba codornices, pollos, pavos y patos. Tenía una huerta importante de la que salían zapallos, tomates, zanahorias, rabanitos, lechuga, maíz, todo para consumo y venta. Habitaba con su familia una pequeña vivienda que estaba ampliando con sus manos. Se ganó el aprecio, consideración y respeto de sus patrones por su laboriosidad e inteligencia. Esperaba que se terminara de alambrar el campo para también ocuparse de los chivos, los cerdos y las vacas próximas a llegar. Nico, su hijo ya tenía en vistas un jardín para el año que viene, porque la Asignación Universal por Hijo manda que vaya, y porque Sebastián no quiere que ande por la vida descalzo al alcance de la serpiente. Y también él estaba comenzando a hacer palotes para aflojar la mano y poder calzarse aprendiendo a leer y escribir. Pero no pudo, las estadísticas del "hecho esclarecido" y "reo condenado" pudieron más, y la serpiente puso este paréntesis en su vida arrojándolo a las oscuridades de la cárcel.

El sistema, frío, ciego de un ojo como la víbora, nada sabe de Sebastián, ni de su encuentro con el presente digno del trabajo; de su amor por Marisa; de su pasión por Nico; de su trabajo diario en la huerta, los pollos, las codornices, las docenas diarias de huevos; de su primer moto comprada con su esfuerzo, su ahorro; del afecto de los vecinos por estos chicos correntinos, respetuosos y laboriosos que en buena hora llegaron a la colonia. Nada sabe, ni le importa, como no le importó que no fuera a la escuela. Al sistema no se le pide corazón, ni racionalidad. El sabe sumar y restar para las estadísticas y en esas operaciones no juegan más valores que los números. Y Sebastián es eso, un frío número al que le correspondieron dos años para escarmiento, y por andar descalzo.

Y quién sabe no los merezca, si es que acorralado por el dolor de padre pudo hacerse más chiquito, y pasar por ese hueco para llevarse unos litros de leche para que Nico deje de llorar.

Quizás los merezca también porque no supo administrar los siete pesos y el kilo de pan que se llevaba diariamente por trabajar toda la noche amasando pan en su anterior trabajo, en negro, como corresponde al descalzo, ante los ojos ciegos del sistema que no lo pudo encontrar para ver que hacía con los $ 210 por mes como para que no le alcanzaran. Menos para ver por qué los bien calzados le pagaban con hambre por doce horas de trabajo. Quizás eso no sea cosa de la serpiente, porque está del lado de su ojo ciego, mientras el otro solo ve descalzos.

Quizás los merezca por haberse atrevido a aceptar, descalzo, un trabajo en blanco con un sueldo de $ 3.580 para vivir en el campo, con Obra Social, para sí, para Marisa y Nico, mandar a Nico al jardín, y hasta darles una mano a los vecinos cuando lo necesiten, de puro voluntarioso, comedido y buen pibe nomás.

Quizás los merezca por haberse desarraigado al Chaco lejos de sus otros afectos, pero también lejos de la serpiente, a cuyo artero llamado, maldita hora, acudió sumiso, obediente e ingenuo esperando justicia.

A los que sí les importa es a los que lo conocieron en esta nueva vida, laborioso, servicial, afectuoso, inteligente, con iniciativa, preocupado y ocupado con lo suyo y con su trabajo. Les importa a sus vecinos, a sus patrones. Para ellos Sebastián no es un número. Por eso esta picadura de la serpiente no será mortal, por eso este episodio estadístico es un paréntesis injusto en su vida, en la de Marisa, Nico y su familia.

Y será solo eso, un paréntesis, porque no todo está perdido en esta sociedad. Porque sus patrones no lo privarán del sueldo, para que su familia siga comiendo. Evitando así el desamparo al que, haciendo gala de Justicia, los arroja la serpiente.

Porque ellos esperarán que esta mordida cumpla su venenoso ciclo y Sebastián volverá al Chaco para seguir levantando su casa y su futuro. Lo esperan, su familia, su trabajo, sus codornices, los pollos y la huerta. Y se seguirá calzando cada día con más altas polainas para alejarse de la picadura de esa serpiente, a la que en el reparto de la vida le tocó poder leer y escribir, pero no pudo aprender la diferencia entre lo justo y la condena criminal que mata impiadosa presentes y futuros, siempre de los que anden descalzos por supuesto.

Que el Dios piadoso, al que en vano invocan diariamente, se apiade de ellos cuando el Juicio Final los siente en el banquillo. Ese al que según se dice, todos comparecemos sin distingos entre calzados y descalzos, y en el que cada quién con su conducta en esta vida ya escribió su propia sentencia.

.

Capítulo II

.

EN BUENA HORA…

.

Doscientos cincuenta y cuatro palotes quedaron en la pared del presidio. Uno cada día durante más de ocho meses, dibujados con dolor, angustia, y también esperanza, son el símbolo de la eternidad que se desvaneció ayer seis de noviembre al mediodía.

Hora en que Sebastián, aquel pibe correntino al que descalzo la artera serpiente mordiera el veinticinco de febrero arrojándolo a las oscuridades de un depósito atestado de pobres y analfabetos, todos descalzos como él, se encontró con el sol pleno en su rostro en la vereda del penal correntino.

Se puede pensar que aquel depósito de seres humanos nulos en valor material, no merece mayor preocupación. Menos cotizado que los del azúcar y la leche que lo alimentan, cuya violación sí se vigila con amor y se castiga sin piedad, está lejos de toda humanidad. Personas que no supieron integrarse a una sociedad que los necesita. Los necesita como mano de obra, sorda, ciega, muda, de mínimo consumo y menores derechos. Carbón que alimente las calderas que iluminan primeros mundos. Seres humanos abandonados por merecimiento, dirán los limpios, los que no se equivocan y si lo hacen tienen inmensos encantadores que le tapen un ojo a la serpiente para que no los vea, y nunca son mordidos.

Pero la naturaleza, el más sabio de los dioses no siempre está de acuerdo con las mezquindades humanas. No está de acuerdo que estén solos, olvidados y sin destino. Entonces ocurre que sin pomposa sentencia dispone que esos invisibles senderos del destino sean transitados por algunos rayos de luz que le hagan una gambeta a los barrotes para darle batalla a la oscuridad, la impiedad y el olvido.

Esos rayos tienen nombre. Tienen cuerpo, alma, corazón y sensibilidades. Sebastián sintió el calor de esa luz que lo alumbró sin pasarle ninguna cuenta. Julia Romero, de la Formosa profunda, llegó algún bendito día a Corrientes, estudió, creció, y cuidó que su crecimiento no se devore la sensibilidad del humilde que es capaz de conmoverse con el dolor del otro. En buena hora, los hilos que teje el destino la llevaron al penal correntino a ejercer su profesión de Asistente Social. Y mucho más, muchísimo más que ejercer su profesión. La llevaron a ponerle corazón, racionalidad, verdad, humanidad, esfuerzo, y convertirse en involuntario instrumento de un destino que no se deja vencer por la burocrática formalidad del depósito de olvidados.

Ni computadora, mi máquina de escribir, ni escritorio ejecutivo, ni sillones. Con el espeso aire que se puede respirar acondicionado por el encierro, escribe sobre una vieja tabla con birome y papel carbónico miles de palabras. Cruza el río Paraná hacia el Chaco, busca un lugar cercano a su capital botánica para que sus ojos sean testigos de los tiempos previos de Sebastián. Habla con los vecinos. Quiere saber si es cierto que el pibe es lo bueno que se dice de él. Quizás no salga de su asombro ante la diferencia entre la realidad que sus ojos ven y sus oídos escuchan, y los fríos expedientes que escribiera la serpiente con su ojo abierto mordiendo al descalzo.

Y vuelve a escribir, seguramente más de lo que la obligación manda. Más, porque el sentido de justicia también tiene sus rayos de luz y calor frente a los gélidos sellos del “hecho esclarecido” y “reo condenado” que alimentan las estadísticas y otorgan plácet para ligas mayores a los que las persiguen.

Pasaron más de ocho meses. Seis mil cien horas contadas segundo a segundo en la inmensidad de un tiempo que no transcurre. Que obstinadamente se detiene frente a la necesidad de correr. Tiempo que se acelera cuando algunos de esos rayos alumbran el oscuro camino, entonces el aplastante derrumbe de las defensas del que expuesto a todo por carecerlas, se ilumina por esa luz de regreso a la vida.

Calmo, Sebastián avisa: “Me dieron la libertad, estoy en la vereda del penal”. Calmo, pero sin poder ocultar la necesidad de apretar fuerte los dientes para no salir a correr en un delirio de gritos y abrazos al viento, al sol, a la libertad, a la vida. Para no salir a correr sobre el majestuoso Paraná al encuentro con Marisa y Nico. En buena hora que la eternidad tenga fin.

En buena hora que los rayos de luz no se dejen encandilar por las estadísticas, y que sus corazones mantengan el calor que impide el olvido, y que entibia los fríos muros que esconden muertos en vida para el deshumanizado e impiadoso sistema.

Uno de esos rayos de luz, Julia Romero, escribe. Quizás sin imaginar que ingresa para siempre en otros corazones, que escribe las mejores páginas de su propia sentencia para aquel Juicio Final al que compareceremos todos, sin distingos entre calzados y descalzos.

En buena hora.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.