ESCALADA REPRESIVA Y POBREZA
Diario El Campesino - Resistencia
2 imágenes [Click en la imagen ver todas]
El gobierno nacional anuncia un descenso en los índices de pobreza. Al hacerlo remarca que "ahora el Indec no miente". No es una buena estrategia, porque es tan viejo como la mentira misma que quién aclara que no miente sin que nadie lo acuse de ello, es porque efectivamente miente. Es evidente que en campaña y frente a una incómoda posibilidad de perder la elección, el gobierno apela a estos insólitos anuncios en la convicción que el blindaje mediático le permitirá sostener la ficción.

No es sencillo construir un descenso de la pobreza en un escenario de alta desocupación; con salarios que pierden frente a la inflación por la dura batalla del gobierno contra las paritarias libres; con un incremento brutal de tarifas de servicios públicos que obligan, como hecho novedoso, a pagarlas en cuotas; con una inflación acumulada de más del 60% y una devaluación del 63%.

Hablar de caída de la pobreza en este clima, obliga a pensar en milagro o magia. Porque el único resultado esperable es el contrario, el de incremento de la pobreza.

Pero como en esta era que transitamos, la de la posverdad, la realidad es la que construyen los medios, lo que se necesita es este nuevo y efectivo, y por mementos letal, ejercito mediático que nos diga a los ciudadanos aquello que desde sus despachos se considera imprescindible imponer como verdad. A partir de ello, repetirlo recurrentemente y no mencionar, o mencionar solo tangencialmente lo que en verdad está pasando.

Entonces se dice que bajó la pobreza y que el Indec no miente. Está probado que en la medida que los medios atosiguen con eso, una porción importante, quizás mayoritaria de la población lo asume como un hecho. ¿Por que? Por distintas razones que van desde una cierta preza intelectual para la que es más fácil consumir lo ya digerido; bolsones de ignorancia política producto de la fuerte campaña de las corporaciones de que la política es mala, campaña que tuvo por objetivo despolitizar para imponer esta realidad virtual que los medios construyen. Sin olvidar un sentimiento subyacente en no menos de un 30% de argentinos como lo es el antiperonismo que se presenta y manifiesta con distintos rostros según los tiempos. Hoy se dió en llamar "la grieta". Para ese sector todo lo vinculado el peronismo es nefasto y no importa que es lo otro. Con esto también se ayuda a no pensar.

A tal punto se hizo campaña por dejar de pensar que ahora por ejemplo ya no se disimula. Ahora los medios que son la propaladora de las políticas que se ejecutarán, no ocultan que el nuevo ajuste vendrá "después de las elecciones de octubre". ¿Que nos están diciendo? Que van a esperar que los votemos y luego sí nos van a meter la mano en el bolsillo. Y se confía casi como en un desafío que no nos importe ese llamado a nuestra torpeza.

No se sabe cual es el límite de tolerancia social ante esta estrategia de desprecio por la inteligencia colectiva. Lo que si se sabe es que se prepara una escalada represiva para el caso que ese límite se presente. Alguna práctica ya está en escena. El pequeño grupo de "servicios" que practicaron desmanes y pintadas sobre el final de la marcha por la aparición con vida de Santiago Maldonado, a los 30 días de su desaparición forzada, tanto en la zona del Cabildo como en el Bolsón, constituyó un globo de ensayo dirigido una vez más a imponer a los ojos de la sociedad que las demandas sociales son violentas, antidemocráticas y contrarias a derecho. Y que reprimirlas es responder a la verdadera demanda social de paz.

Para este modelo de alta concentración de la riqueza, la represión será imprescindible cuando sectores sociales que no se resignen a la pérdida de derechos y futuro actúen en defensa propia con las herramientas con que cuenten. Esto es viejo y está probado. Los sectores de poder lo saben y están actuando en consecuencia. Tratan por ahora de mantener el clima haciendo que la campaña de descenso de la pobreza cale en parte de la sociedad y ponga en la vereda de la intolerancia y el golpismo a quienes no lo acepten y repitan.

Cuando esto ya no de resultado, esperan que el garrote represivo, la miseria esclavizante y el miedo permitan disciplinar a los rebeldes y poner en valor que el buen ciudadano es aquel que se encolumna con el poder, lo respeta y no cuestiona. Aquel que no indague por que la mafia sindical es el "Pata" Medina, con toda su estructura de extorsionadores y matones, mientras que el "Momo" Venegas (y su fortuna de 300 millones de dólares) es un gran hombre, dicho así por el presidente, solo por ser funcional al poder.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.