SANTIAGO MALDONADO, UNA INVESTIGACIÓN PECULIAR
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
Cuando el gobierno, la justicia y los medios de comunicación hacen un frente común, es muy difícil tener expectativas de verdad y justicia. En todo momento, y desde el primer minuto la desaparición de Santiago Maldonado, más que una investigación, generó estrategias de encubrimiento. Insólitas posturas de evidente cobertura al accionar sospechoso de gendarmería fueron tejiendo una apretada trama que evite la mínima transparencia.

El 18 de setiembre el Juez Otranto, a cargo de la causa, dispone el allanamiento al llamado "territorio sagrado mapuche".

La actitud el juez de impedir a la familia, a representantes de organismos de DDHH y al Defensor Oficial de participar del operativo genera alarma y sospechas de que en lugar de buscarse la verdad, se intente "plantar" pruebas que alejen cualquier posibilidad de llegar a ella.

Cuatro días más tarde, ya la inocultable e imposible de discimular parcialidd del juez llevó a la Cámara a separarlo de la causa y asignarla a otro juez que la trsmitará como única causa. Se trata de Gustavo Lleral titular del Juzgado 2 de Rawson.

La familia recibió la noticia con un lógico oplimismo moderado. Porque cuesta cada vez más creer que el magistrado tenga la necesaria independencia como para avanzar sobre el esclarecimiento y el manto de impunidad que se fue tendiendo hasta ahora.

Lo manifestado por el funcionario del Ministerio de Seguridad Daniel Barberis en charla informal a cuatro gendarmes es claramente el modelo de gestión que lleva adelante el gobierno en cuanto a su relación con la justicia. Habría dicho el funcionario que "...en términos políticios hicimos lo que tenpiamos que hacer. Hacer que el juez escriba lo que no había escrito (que no había indicios de responsabilidad de gendarmería)..."

En este clima no hay garantías que el cambio de juez garantice una investigación imparcial y con apego a la verdad.

Será sin duda la presión popular, la misma que logró que esto no se cubra ya con un manto de olvido, la que garantizará verdad y justicia. Si la sociedad toma conciencia de esos valores en una proporción mucho mayor que la que ha expresado hasta hoy, actúa, no habrá impunidad posiblee.

Tomemos conciencia de nuestra obligación cívica, social y humana.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.