¡FELIZ DÍA DEL AGRICULTOR!
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
El 8 de septiembre de 1856 se fundó la primera colonia agrícola argentina que se llamó Esperanza, en la Provincia de Santa Fe, por ello se celebra el Día del Agricultor. El 28 de agosto de 1944, por decreto Nº 23.317, el gobierno argentino instituyó este día, considerando “que la fundación de la primera colonia agrícola, el 8 de septiembre de 1856, marca una fecha decisiva en el desarrollo de nuestra agricultura”.

Claro, la felicidad no es solo una actitud, es un estado que si bien se construye en gran medida desde la predisposición personal, tiene relación con el contexto y la influencia de éste sobre esa construcción. Entonces, cuando deseamos feliz día a los agricultores, en realidad les estamos augurando condiciones y marco apropiado para que pueda realizarse con su familia y así aproximarse a la felicidad anhelada.

Pero, no es una maravilla el escenario, porque el mundo es un campo de disputas, en casos crueles e inhumanas.

Pero esto viene de lejos. La antigua división internacional del trabajo se daba naturalmente por las distintas potencialidades productivas/industriales y por rasgos culturales de los pueblos. Hasta que la conquista de América trajo consigo que Europa asignara a sus colonias, aquí y también en otros destinos del mundo, el rol de productores de materias primas.

Así se produjo el brutal sangrado de recursos, esfuerzos y futuro de estos pueblos, tan bien relatado por Eduardo Galeano en Las Venas Abiertas de América Latina.

Pero como según el dicho –errado- no hay mal de dure cien años, éste que duró trescientos, a mediados del siglo XIX y durante el siglo XX se fue extinguiendo. Y este rol que cumplían los estados, se fue transfiriendo a las empresas multinacionales que gradualmente fueron pasando a controlar el 70/80 por ciento de la producción mundial. Comenzando así una nueva era de otro mal que viene durando ya más de cien años.

Es así que la división mundial del trabajo está hoy en manos de un puñado de empresas enormes que como gigantescas arañas con infinidad de patas, las tienen apoyadas pisando países, bienes, recursos y seres humanos a lo largo y ancho de todo el planeta. Dominan estados, cadenas monopólicas de medios de comunicación, ponen y sacan presidentes, jueces, tejen alianzas con iglesias y burguesías locales entreguistas.

Éstos, impusieron a las materias primas el nombre de commodities que no son en términos generales otra cosa que recursos naturales que se negocian internacionalmente sin valor agregado, como por ejemplo petróleo, minerales, metales, o agrícola ganaderos como soja, trigo, carnes. Esa entelequia llamada “mercado mundial” que tampoco es otra cosa que la gran araña, fija el precio mundial de estos productos, los que como es de imaginar son de bajo costo.

La producción por sobreexplotación de todos ellos, genera un fuerte impacto negativo sobre los recursos naturales no renovables, así como otros impactos económicos y ecológicos adicionales y gravísimos. Son sistemas, en especial los agrícola ganaderos, que se basan en la utilización de insumos de alto costo y origen externo –generalmente producidos por las multinacionales araña- como fertilizantes, plaguicidas y semillas genéticamente modificadas pasando los productores de commodities a ser rehenes de este grupo de empresas que regulan los valores de insumos y precios de productos a sus apetencias económicas. En una primera etapa, el incremento en la producción actúa como carnada, luego, y dada la merma en el rendimiento por la degradación de los suelos y el menor impacto de los insumos, demanda mayor cantidad de ellos a favor de los dueños de estos paquetes tecnológicos de la dependencia determinados por la nueva división internacional del trabajo por ellos diseñada.

Además, mientras en los productos manufacturados, reservados para otros en el diseño de división internacional, se incorporan al precio de mercado variables como salarios y accidentes de trabajo entre otros, la gran trampa de este mercado de commodities radica en la no incorporación en los costos de producción de estos pasivos sociales, biológicos y ecológicos de altísimo impacto actual y futuro relacionados. La recuperación del pasivo ambiental sobre el recurso suelo es de tal magnitud que debe medirse en décadas o centurias, y el social con gravísimos problemas para la salud son las principales razones de la “generosidad” absolutamente falsa del precio. Creemos que U$S 600 por tonelada de soja por ejemplo es importante, cuando en realidad a futuro es absolutamente nada. Esto, si fuésemos conscientes que con cada grano entregamos, suelo y vida y nos quedamos con desierto, deformaciones y muerte. Sin tener en cuanta cuanto de ese dinero devolveremos de inmediato en insumos para volver a cerrar otro circulo vicioso, año tras año, hasta que nos quedemos sin suelo y sin vida.

Esta desigualdad entre la ponderación económica de los productos primarios en relación con los industriales y que genera transferencia de recursos de unos países a otros no es casual, dado que aquellos provienen de países periféricos como el nuestro mientras los industriales están en manos de los grandes grupos económicos que en estos tiempos gobiernan globalmente.

Ahora bien. La inclusión del pasivo ambiental en el precio de los commodities, ¿es la solución? De ninguna manera. La producción de estos productos potencia problemas globales: afectación de la capa de ozono, calentamiento global, aceleración de ciclos biogeoquímicos, y erosión y desertificación de suelos productivos. La estrategia es de dominación hacia los países pobres, los que serán en el futuro acusados de falta de responsabilidad en el cuidado de sus recursos. Lo que traerá nuevas formas de “patrimonios de la humanidad” con los que se echará mano a esos recursos cuya recuperación se hará con el mismo sistema utilizado en Afganistan para reconstruirla después de la brutal destrucción: con la apropiación de los recursos remanentes para su disfrute por las “sociedades responsables” que saben cómo cuidar lo suyo.

Entonces no todo es solo precio, volumen, rentabilidad o divisas. Es mucho más profundo, serio y amplio. Analicémoslo con responsabilidad, sin fundamentalismos ni simplificaciones.

Vaya esta reflexión en este día del agricultor 2017 como un aporte a recuperar el rol fundamental que la producción alimentaria, sana, y con cuidado de los recursos ancestralmente ha practicado la familia campesina.

Los agricultores serán felices el día que puedan vivir dignamente con su familia de la labranza de la tierra y la producción de alimentos. Mientras tanto sigue siendo la felicidad un objetivo postergado.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.