OTRA OPERACIÓN MEDIÁTICA QUE SE CAE
Diario El Campesino - Resistencia
1 imagen [Click para ampliar]
En la argentina de este tiempo los tribunales se trasladaron a las redacciones de los grandes medios de comunicación bajo la supervisión de una Corte Suprema integrada por las corporaciones económico financieras. En ese ámbito se van condenando y sobreseyendo a opositores y oficialistas en ese orden. Es la era de la posverdad. Se ha instalado que la realidad no está dada por los hechos objetivos que se producen, sino por la falsificación de estos y la imposición de ese fraude por medio de la propaganda mediática.

Es por esto que el contenido de verdad que pueda tener la información es irrelevante. Lo importante es la construcción que hacen lo operadores desde los medios masivos de comunicación en poder de las poderosas corporaciones. Esto ocurre a escala global. Los medios de comunicación están concentrados en pocas manos, y no son manos laboriosas de trabajadores ni pequeños emprendedores o comerciantes pymes. Son las pocas manos del gran capital cuyos objetivos económicos condicionan las políticas y las orientan a concentrar la renta en un grupo reducido, cada vez más pequeño de actores en detrimento de las mayorías.

Esto explica la proliferación de programas de radio, televisión y diarios que construyen campañas con el claro sentido de devaluar las imagen de políticos que militan un modelo de país distinto del que pretende imponer el poder económico, financiero y mediático.

El procesamiento de Jorge Milton Capitanich en el marco de la investigación del programa Sueños Compartidos fue publicitado con tapas, con títulos catástrofe y con reiteración hasta el hartazgo por los medios hegemónicos. No se trató en ningún caso de información. En todos los casos fue una clara sentencia condenatoria.

Pasado el tiempo y a pesar de la descomunal corrupción judicial cómplice de toda la miserabilidad reinante en las esferas de poder, no en todos los casos se puede sostener indefinidamente en el tiempo cualquier disparate. Es entonces y cumplido aquel primer objetivo de instalar en el subconsciente colectivo la idea el político corrupto, que ante el dictado de la falta de mérito para continuar con el proceso a Capitanich, es que esta noticia es tratada como lo irrelevante para los mismos medios.

De todos modos, este proceder, que se repite permanentemente terminará sin lugar a dudas a horadar la credibilidad de todos. De los que en lugar de comunicar operan, y también de la prensa más objetiva. El daño estará extendido y constará recuperar confianza en un ámbito en el que el fraude y la mentira son la constante y la verdad una excepción que debe ser buscada con lupa.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.