MURIO FIDEL CASTRO, EL CAMPESINO
Diario El Campesino 
3 imágenes [Click en la imagen ver todas]
Fidel es un campesino más, nació en el monte, en un lugar apartado de la geografía cubana, y todas sus andanzas por el lomerío de Birán que se une a los Pinares de Mayarí, en todas las escabrosas estribaciones de la Sierra de Nipe, contribuyó a forjar su personalidad como guerrillero y templaron su espíritu para los combates de la vida.


Por llevar en su pecho los rigores de la vida del campo, por su vínculo directo con los haitianos que se asentaron en el batey de su padre, Don Ángel Castro, por darse cuenta a tan temprana edad de los males de Cuba, y convivir meses en la Sierra junto a los campesinos en aras del triunfo revolucionario, pudo ver más de cerca que era necesario un cambio radical.

Así al triunfar la Revolución emprende una serie de transformaciones. Con la Primera Ley de Reforma Agraria el 17 de mayo de 1959 se entregó en Cuba la propiedad de la tierra a quien la trabajaba y con carácter gratuito en propiedades de hasta dos caballerías. Luego se aplica la Segunda Ley de Reforma Agraria, que complementa la primera firmada ya por Fidel, con el objetivo de impulsar al máximo la agricultura para satisfacer plenamente las necesidades de la población e incrementar el desarrollo económico del país.
Fidel siempre ha estado al lado del campesinado y con sus palabras se conecta fácilmente.

Así llegó a Barajagua en la tarde del 16 de mayo de 1981 y conversó con los campesinos reunidos en el parque de la localidad.

Hoy Barajagua es Monumento Nacional, por toda la historia que atesora desde los indios, los mambises, la permanencia de la Virgen de La Caridad después de su hallazgo en la bahía de Nipe, hasta los más recientes hechos por la liberación definitiva de Cuba, la presencia de Fidel Castro Ruz en el lugar donde se exhibe en el parque de la localidad una placa grabada como constancia de aquel hecho.

Fidel destacó en este encuentro a la comunidad como un lugar lleno de tradiciones históricas y revolucionarias, que en infinidad de libros se menciona, tanto en la Guerra Grande como en la del 98 y que siempre, incluso en los días más difíciles de esas contiendas, siempre nuestros mambises contaron con un gran apoyo del vecindario.

Aludió a la ocasión en que el Titán de Bronce, Antonio Maceo, fue herido gravemente por estos alrededores, la feroz persecución desatada contra él por los colonialistas españoles empeñados en liquidarlo a toda costa, y cómo, aprovechando las condiciones naturales del lugar y la ayuda de la población, prácticamente salió de aquí.

Nuestro Comandante en Jefe dijo que como estudioso de la historia de nuestra patria siempre se ha sentido interesado por esta zona.

Recordó que en la república mediatizada, a principios de siglo, unas 3 mil familias fueron desalojadas de esta zona, significando que la revolución agraria puesta en marcha con la firma y proclamación de la Primera Ley de Reforma Agraria fue la reivindicación hecha a ellos y a todos los que a lo largo de más de medio siglo sufrieron la explotación imperialista.

Explicó, así mismo, que todos los días se cometían crímenes que llamó de "tipo invisible: epidemias de todo tipo que hacían su cosecha de muerte entre los niños y adolescentes carentes de atención médica y de recursos, indicando que la población vivía de milagro.

Habló sobre la terminación de la zafra y destacó el buen trabajo hecho por los agroindustriales de este sector. También hizo énfasis en la necesidad de continuar la preparación por la defensa de la patria, frente al odio histérico de los imperialistas, en la forma en que nos enseñaron Maceo y nuestros mambises.

Al terminar sus palabras el Comandante conversó con varios integrantes de la cooperativa 7 de Diciembre, de Orozco, barrio cercano al lugar del acto, y que se encontraban también en la tribuna presidencial.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.