LIGAS AGRARIAS, JORNADA DE DEBATE
Diario El Campesino - Presidencia Roque Saenz Peña
2 imágenes [Click en la imagen ver todas]
El pasado domingo 13 de noviembre se realizó en la UNCAUs de Presidencia Roque Saenz Peña una Jornada de Debate bajo la consigna “PRESENTE Y FUTURO DE LA AGRICULTURA FAMILIAR. EL DEBATE NECESARIO” para conmemorar los 46 años de la creación de las Ligas Agrarias.

Participaron agricultores familiares, representantes de más de treinta Consorcios de Servicios Rurales, técnicos del Inta, organizaciones campesinas entre ellas la Unión de Campesinos Poriajhú y Unpeproch, productores independientes, profesionales, docentes y estudiantes.

Como marco de referencia y alusivo a la fecha de inicio de la fecunda lucha de los 70, se proyectó un documental sobre la historia de las Ligas Agrarias, el proceso de crecimiento, desarrollo, sus logros en el mejoramiento de la rentabilidad de los agricultores con base en el asociativismo cooperativista. Todo ello como introducción al tratamiento de la actual problemática de la Agricultura Familiar.

.

“Tenemos que debatir no solo lo que no hace el gobierno, sino qué tenemos que hacer nosotros”

Esta fue una de las consignas que dejó la jornada en la que se debatió ampliamente sobre el funcionamiento de la Asociación de Consorcios, del Instituto de Desarrollo Rural (IDRAF) y de los propios Consorcios.

La opinión dominante fue que ni la Asociación ni el Idraf están respondiendo a los intereses de los Agricultores Familiares nucleados en los Consorcios, con expresiones en casos muy duras respecto de cierta permisividad respecto de lo que debieran ser demandas y denuncias frente al incumplimiento de las promesas del gobierno provincial.

Se señaló en tal sentido que el presidente de la Asociación actúa más con un defensor del gobierno que incumple y del Interventor del Idraf que no solo no representa a los productores, sino que ambos tratan de disimular las reiteradas promesas incumplidas por el gobierno que con su accionar está llevando a la desaparición de los Consorcios al atentar contra su funcionamiento y provocar desánimo en los socios respecto de esta valiosa herramienta. Se sugirió entre las múltiples propuestas pedir la renuncia de ambos.

Luego de esta serie de críticas duras, se pasó con sentido propositivo a realizar un examen de la propia conducta de los productores y consorcistas con el objetivo de corregir errores y replantear estrategias hacia el futuro.

.

“Tenemos que tener conciencia y militar en los consorcios”

No quedó fuera de tratamiento la autocrítica. Porque haciendo un repaso del camino recorrido y de lo mucho que costó concretar tanto la Ley de Consorcios, como la que diera nacimiento al Idraf, hubo expresiones tales como: “No valoramos los recursos que tenemos en el consorcio ni como herramienta de lucha”. También se evaluó que se está a medio camino y muy mal, pasando por una situación difícil ya que está habiendo éxodo rural, y que si bien hay preocupación en los consorcios NO hay acciones concretas, NO hay movilización. No nos estamos juntando y organizando para dar el debate, a planificar la lucha que haga visible al Agricultor Familiar y obligue al poder a implementar políticas serias y especialmente a cumplirlas se dijo con vehemencia.

Como un incentivo de que se puede, se recordó lo que se acababa de mostrar en un video para señalar que “Viendo las movilizaciones de los ¨70 debemos reconocer que estamos adormecidos”. Que la lucha no pasa solo por reclamar más recursos económicos, importantes por cierto, sino también para recuperar los recursos que con políticas de exclusión nos fueron quitando, como tierra, montes, etc. Resulta imprescindible que la sociedad toda, el gobierno, y los propios Agricultores Familiares tomemos plena conciencia y actuemos en consecuencia a fin de evitar que se sigan superpoblando los asentamientos en las ciudades. Ya que las crónicas de estos días indican que solo en Resistencia superan los 200 con más de 150 mil personas que viven en la precariedad y con casi nulas posibilidades de proveerse un sustento digno.

Se planteó como hecho concreto de costo beneeficio: ¿Cuánto le cuestan al estado estos asentamientos con semejante cantidad de ciudadanos necesitados? Sin lugar a dudas muchísimo más de los 225 millones anuales que hoy necesitan los casi 100 consorcios para que los 17 mil productores nucleados se arraiguen, produzcan y en lugar de una carga se conviertan en una potencia productiva agroalimentaria que devuelva al estado en producto y menor importación de otras provincias de lo que hoy se trae en un 75% para las mesas de los chaqueños, lo que implica salida de divisas a otras economías.

Y en este sentido se planteó la importancia de recuperar plenamente para absolutamente todos los campesinos la producción para el autoconsumo. A partir de la recuperación de esta magnífica e importante práctica perdida, que significa un ahorro sustantivo y mejor calidad de vida, pasar a plantearnos seriamente la importancia que tiene nuestro sector como productor de alimentos y exigir el apoyo estatal en infraestructura de transportes y comercialización siempre con un esquema asociativo para que los productos sanos lleguen del productor al consumidor sin pasar por cadenas de comercialización que pagan monedas al que produce y multiplican por seis, siete o más veces el valor de los alimentos a los consumidores.

.

“Debemos ser parte de un gran movimiento popular, de un frente de liberación nacional”

Finalmente, y como de política se trata, porque es la política la que determina el rumbo y futuro de todos, se planteó en los términos del subtítulo que encabeza esta parte, la estrategia futura.

Hubo amplia coincidencia en que se debe abandonar esta especie de neutralidad que muestra el sector de la Agricultura Familiar en la cuestión de su participación política tal como si ello fuera un tema ajeno. Tener conciencia y militar desde los consorcios por políticas enmarcadas en el campo popular y nacional del que somos parte fundamental como productores de alimentos y custodios de nuestros recursos naturales fue la síntesis de una decisión que habrá que alimentar y sostener en los hechos para que efectivamente se concrete y dé sus frutos.

Finalmente se aprobó la fijación de una Agenda de Trabajo con la formación de una Comisión de Emergencia que avance en la planificación de los distintos aspectos a desarrollar e impulsar.

También como hecho saliente se debe mencionar que resulta imprescindible la convocatoria y el estímulo a la participación de jóvenes. Aquí también hubo un espejo donde mirarse ya que las luchas de las Ligas Agrarias de los 70 fueron protagonizadas por jóvenes que promediaban los 23 años. Y claramente allí está también hoy un gran potencial, al igual que en las mujeres campesinas que sin ningún distingo protagonizan en la Agricultura Familiar a la par de los hombres, y no pocas veces con mayor fortaleza espiritual y tesón

(Ampliaremos)

.

Fotos:Lorenzo Sponton


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.