CONFISCAN SANDÍAS A PEQUEÑO CAMPESINO
Diario El Campesino - Presidencia Roque Sáenz Peña
2 imágenes [Click en la imagen ver todas]
Según el reporte policial, en la mañana de ayer, la Policía Caminera de Sáenz Peña, realizando sus controles habituales sobre la RN Nº 95 en el acceso a la ciudad, detuvo al conductor de una camioneta Ford F100 color blanco, el cual transportaba 30 sandías, con un peso total de 180 Kgs., sin poseer habilitación del SENASA para Transporte de Sustancias Alimenticias, por lo cual confiscó el cargamento, aplicando para ello la Resolución 178/2001 de ese organismo, .

La Resolución 178/2001 no tiene absolutamente nada que ver con el caso de la nota. La misma refiere a CONDICIONES PARA TRANSPORTAR GANADO. Y por lo que hasta ahora se sabe, las sandias no lo son. A continuación se transcribe la citada Resolución.

Es por ello que cabe preguntarnos: ¿IGNORANCIA O MALA FE?

Texto cmpleto de la norma:

RESOLUCIÓN 178/2001 DE SENASA

Condiciones para transportar ganado con cualquier destino y sanciones por su incumplimiento

1. Todo animal transportado deberá presentar, según la especie, marca o señal claramente visible, legible e identificable en concordancia con el diseño descripto en el Documento para el Tránsito de Animales (DTA).

2. Mediante una declaración jurada en el DTA, el productor ratifica el cumplimiento de los requerimientos. El transporte se realizará en camiones con certificados de habilitación y desinfección. El vehículo deberá contar con precintos numerados extendidos o validados por el SENASA.

3. El precintado podrá ser realizado por el responsable o propietario de los animales o por el camionero, cuando cuestiones de tipo operativo imposibiliten la tarea por parte del personal oficial.

4. El transportista será solidariamente responsable del cumplimiento de lo establecido en la Resolución. Deberá registrar los números de los precintos en el DTA y firmar el documento antes de abandonar el lugar de embarque.

5. En caso de detectarse el transporte de animales sin los precintos correspondientes se confeccionará un acta y se dejará constancia del hecho en el reverso del DTA. El personal de control colocará los precintos y permitirá el viaje hasta el destino final aunque dichos animales no podrán ir a faena para ser exportados a la Unión Europea o países con exigencias similares.

6. Si por cualquier circunstancia se debieran romper los precintos, el transportista deberá hacer constar en el reverso del DTA las causas, el nuevo número de precintos, hora y lugar en que se procedió al cambio y requerir un visado de la constancia en la Oficina Local o puesto de seguridad más cercano para poder continuar al lugar de destino.

7. Estas disposiciones alcanzan también al ganado remitido para remates ferias.

8. Las plantas de faena están obligadas a verificar el cumplimiento de lo establecido en la Resolución 178, debiendo informar al Servicio de inmediato ante cualquier irregularidad.

9. En caso de constatarse, en la planta faenadora, la presencia de animales sin marca o irregularidades en el DTA, los inspectores intervendrán la tropa en corral separado hasta que se aclare la situación. El SENASA dispondrá el destino de los animales intervenidos.

10. No podrán faenarse con destino a la Unión Europea y países con exigencias similares las tropas que no cumplan estas disposiciones.

11. El incumplimiento reiterado de la norma, que deroga la Resolución 1991 de noviembre de 2000, puede provocar la exclusión de la lista de proveedores para remitir faena con destino a la Unión Europea.

12. Las Oficinas Locales del SENASA llevarán un Registro de las Marcas y Señales de todos los productores inscriptos para remitir faena con destino a la Unión Europea.

13. El incumplimiento de la Resolución, cuya fiscalización estará a cargo de personal de SENASA y, mediante convenios, de las fuerzas de seguridad, se considerará "falta grave" y el productor o titular del establecimiento faenador será pasible de las sanciones previstas en el artículo 18 del Decreto 1585 del 19/12/96 a saber: apercibimiento público o privado, multas de hasta un millón de pesos, suspensión de hasta un año o cancelación de la inscripción de los respectivos registros, clausura temporaria o definitiva de los establecimientos, decomiso de productos, subproductos y/o elementos relacionados con la infracción cometida.

Buenos Aires, 17 de julio de 2001.-

QUE EL ESTADO NO SE CONSTITUYA EN UN OBSTÁCULO

Nadie puede cuestionar que el estado por medio de sus organismos específicos se ocupe del cuidado de la salud de la población aplicando los controles sanitarios que correspondan sobre los productos destinados al consumo humano.

Lo que debiera tenerse en cuenta que a efectos que el cumplimiento de ese rol, no termine el estado convirtiendose en un impedimento para la producción, y con mayor razón tratándose de pequeños productores que venden frutos de la tierra como un modo de sobrevivir con su trabajo.

Tendría el estado que poner a mano del productor los mecanismos de controles y permisos de manera práctica y sencilla. Porque si, en el caso puntual de este productor, el hombre debe hacer un viaje previo al transporte, no a su pueblo más cercano o destacamento policial rural, sino a alguna ciudad cabecera más distante, con el objeto de obtener un permiso para transportar 30 sandías, cualquiera sabe que gasta más en combustible y tiempo que lo que logrará como utilidad sobre la producción en cuestión.

No se trata de una cuestión menor. Se da permanentemente en distintos lugares de la provincia y con diversas producciones, que el intento de vivir de sus productos se ve frustrado porque la burocracia lo impide dado lo engorroso y oneroso que significa cumplir con las normas.

Quizás el Senasa debiera tener una cobertura territorial física mucho más importante para facilitarle a los productores estar dentro de las leyes y demás disposiciones. Mucho se habla de un estado presente al servicio del ciudadano. También se critica con frecuencia el tamaño de ese estado. Pues bien, no se debe caer en la inequidad quitando estado en perjuicio, como en este caso, de los más débiles.

Quizás deban ser las organizaciones campesinas, los Consorcios de Servicios Rurales, y los organismos provinciales que tienen que ver con el estímulo de la producción agroalimentaria los que deban abordar este tema con propuestas que permitan superar casos absurdos como el de ésta noticia.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.