SANGRE POR LA TIERRA... QUE DEBIERA SER DE TODOS.
Diario El Campesino 
1 imagen [Click para ampliar]
El sábado 23 de julio en un campo de la zona de Los Frentones/Rio Muerto se produjo un grave hecho de sangre que hasta hoy costó la vida de una persona, el médico Carlos Leoni, y heridas gravisimas a su hermano Luis. Todo como consecuencia de la disputa por un campo fiscal del que tanto los Leoni, como los Cussigh, en este caso los victimarios, disputaban. Si la tierra no fuese una mercancía como es, estas tragedias no ocurrirían. Mucho se habla del destino que debieran tener las tierras productivas. Se repite hasta el cansancio que es un bien social que la naturaleza puso a disposición de todos, pero en la realidad no es un bien social sino un bien con valor económico que se ubica en el marco, no de la disposición social productiva, sino de las billeteras más abultadas.

El mayor número de conflictos que se plantean por las tierras no tiene orígen en la disputa por su uso productivo, sino por su valor inmobiliario. Las apropiaciones, los desalojos ilegales violentos, y las muertes no son para producir, en la mayoría de los casos las acciones tienen por finalidad poseerlas para luego negociarlas.

Cuando se trata de tierras fiscales, que son escenarios del mayor porcentaje de los conflictos, resulta evidente que se trata de gente que mata y muere por lo que no les pertence, ni a unos ni a otros. Pero todos saben que tenemos un sistema laxo para con quienes se apropian de lo público. Apropiarse de un predio fiscal libre de ocupantes no es considerado usurpación, lo que desde ya constituye un salvoconducto para hacerlo. A partir de esta situación, de las posteriores ventas ilegales, el estado, por medio del organismo que administra las tierras fiscales rurales, que es el Instituto de Colonización debe batallar largamente por años y a veces por décadas para que se haga justicia. Muchas veces sin éxito.

Daría la impresión que lo que es de todos no es de nadie. Incluso para la Justicia. Y esto lleva a que ocurran tragedias como las que viven estas dos familias.

En el año 2009 desde el Instituto de Colonización se propuso una modificación a la Ley de Tierras (2913) a fin, especialmente, de terminar con la privatización del remanente de tierras fiscales en la provincia. La propuesta centralmente proponía eliminar su entrega en propiedad, cambiando esta figura por el comodato vitalicio, mjientras se cumpla el objetivo de hacela poducir en forma directa por el adjudicatario del comodato. Con garantía de recuperación de inversiones cuando el comodato sea disuelto, y también con la posibilidad de transmisión del comodato a los hijos siempre y cuando estos continúen con la explotación.

El objetivo era que, como bien social, permanezca en la esfera de lo público, que no se convirta en una mercancía y que sea el estado el que la asigne a otro productor que reúna las condiciones que la ley prescribe cuando se disuelva el comodato vigente.

La segunda modificación importante consistía en la intervención del estado en todas las trasacciones de tierras privadas. Hoy 150 propietarios en la provincia del Chaco poseen más del 30% del total de las tierras productivas. Esta alta concentración, en ascenso, tiene que ver con la no intervención del estado en cumplir con el precepto constitucional de desalentar la propagación de los latifundios. Y es por eso que se hace imprescindible que así como se limitan las subdivisiones para evitar el minifundio improductivo, ya que hoy quien quiera subdividir un predio rural del que es propietario, debe solicitar autorización previa al estado, debiera requerirse autorización para evitar el crecimiento de los latifundios en desmedro de miles de productores con escaces o sin tierras.

Falta decisión política y presencia del estado no solo para evitar este absurdo de la perdida de vidas por la apropiación de lo que es de todos, sino para que aquello tan declamado que "la tierra debe ser para quién la trabaje" deje de ser una frase hecha y se convierta en realidad.

Quizás deba volcarse mucha más sangre para que se tome conciencia y para que la racionalidad y el interés colectivo pueda superar la, hasta ahora infranqueable barrera del individualismo, del endiosamiento del dinero y la propiedad por encima de todo, y de tal modo se den las condiciones para teminar con este absurdo de que sea el dinero el que decida quien tiene derecho a producir para vivir.

AQUI EL PROYECTO ELABORADO POR EL INSTITUTO DE COLONIZACÓN EN EL AÑO 2009


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.