TIERRAS FISCALES: CONDENAS POR TÍTULOS APÓCRIFOS
Diario El Campesino 
1 imagen [Click para ampliar]
La justicia es lenta y es una de las críticas fundadas y frecuentes que recibe. Dicho ello, es auspicioso que haya sentencias como la que nos ocupa en esta nota, que echan luz sobre hechos gravísimos en el ámbito de la administración pública oportunamente denunciados. Este caso, que tuviera origen en una denuncia realizada en el mes de diciembre del año 2009 por el entonces Presidente del Instituto de Colonización Esteban Branco Capitanich ante la presencia de un título de propiedad apócrifo sobre un lote de tierras fiscales de algo mas de 2300 hectáreas es de gravedad extrema porque el Registro de la Propiedad Inmueble, organismo público es quién debe garantizar el resguardo de la titularidad de los bienes allí inscriptos.

Si los chaqueños no podemos confiar que nuestra casa permanecerá en su calidad de nuestra propiedad hasta tanto seamos nosotros quienes decidamos enajenarla, perdemos toda garantía de preservación de nuestros bienes.

Lo que ha ocurrido en este caso es que una trama mucho mayor en número que estas dos personas condenadas, urdió un negocio ilegal a partir de un predio rural propiedad del estado provincial y lo privatizó falseando toda la documentación con la que se armó el ilícito.

Podría haber pasado con cualquier propiedad privada. Con la misma mecánica cualquier chaqueño se podría haber visto privado de sus bienes si esta mafia no es desarticulada y castigada con una severidad mucho mayor que la que aquí se aplicó, aunque vale reconocer que es seguramente lo que la ley prescribe para estos casos.

LOS CONDENADOS

Los funcionarios públicos dependientes del Registro de la Propiedad Inmueble, Patricia Nadia Navarro y Raúl Osmar Valdivieso fueron condenados a tres (3) años de prisión en suspenso y costas como responsables del delito de Falsedad Ideológica en Instrumento Público.

LA MANIOBRA

Con datos precisos de un predio fiscal oportunamente adjudicado –violando la Ley de Tierras 2913- a nombre de Luis Alberto Paredes por 6.373 hectáreas –violando la Ley porque ella prescribe la adjudicación en unidades económicas familiares y esta superficie supera cualquier cálculo-, adjudicación que en el año 2008 fuera rescindida por la Intervención del Instituto de Colonización por incumplimiento del adjudicatario, se inscribe parte del predio en cuestión, esto es aproximadamente 2.300 hectáreas a nombre del citado Luis Alberto Paredes, todo con documentación falsa. Luego, se adultera documentación con datos de un Juzgado de Paz de Saenz Peña en el que supuestamente se inscribe un expediente caratulado “Paredes, Luis Alberto S/Sucesorio”. Es decir, se lo da por muerto a Paredes y a partir de allí por cesión de derechos de este sucesorio falso, se transfiere el predio a nombre de Ciro Arnaldo Kreibaum, para finalmente inscribirse una nueva transferencia del predio de Kreibaum a favor de Omar Sergio De Petris y Norma Graciela Giordanino quienes compran para OSD Agropecuaria S.A. en formación, empresa de la que son titulares. Toda, absolutamente toda la documentación aportada para la inscripción de estas operaciones fue fraguada, y no pudo haberse materializado sin el concurso activo de los condenados PATRICIA NADIA NAVARRO y RAUL OMAR VALDIVIESO.

VOLUNTAD POLÍTICA

Queda absolutamente claro que esta investigación y condenas se han dado, aunque con demora, dada la voluntad política del gobierno de Jorge Milton Capitanich, y de las autoridades del Instituto de Colonización y el Registro de la Propiedad Inmueble de perseguir penalmente este tipo de fraudes no solo a la administración pública sino y especiamente a todos los chaqueños que de no mediar estas decisiones contundentes verían peligrar la seguridad de sus patrimonios.

AQUI LA SENTENCIA COMPLETA


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.