MELISA BOGARIN. CUANDO EL PODER MATA CON IMPUNIDAD
Diario El Campesino 
2 imágenes [Click en la imagen ver todas]
Comunicadora Social, ocho años difundiendo políticas de estado para pequeños productores desde el Pro Huerta del INTA, en Las Breñas, Chaco. Promotora de radios escolares urbanas y rurales en escuelas a las que concurren hijos de pequeños productores y trabajadores rurales. Trabajaba por y para las familias en mayor estado de vulnerabilidad, esas que todos los días dan la pelea por llevar un plato de comida a sus mesas. Esas a las que los derechos tan postergados, estaban comenzando a asomar de manos como las de Marisa.

Una hija de poco mas de un año. Una vivienda en construcción gracias al programa PROCREAR. Un compañero de vida cumpliendo el mismo rol en la Secretaría de Agricultura Familiar del Chaco. A sus 30 años la vida le sonreía a Melisa Bogarin. Cada día de su vida era un amanecer a la felicidad de tener familia, futuro, trabajo y especialmente la satisfacción de servir, de ser un instrumento del engranaje de un estado presente para la mejor calidad de vida de los que hasta hace poco eran invisibles, no eran.

La Comunicación, esa poderosa arma que las corporaciones usan despiadadamente para incomunicar era el vehículo con el que Marisa llevaba diariamente su grano de arena aportando a la construcción colectiva de una sociedad justa, sin excluídos, sin invisibles, con ciudadanos.

Jamás nadie podía imaginar que la tragedia esperaba agazapada tras el engaño y las mentiras que promovieron el voto, de un modelo de país que desprecia visceral y profundamente todo lo que tenga que ver con el Campo Popular. Y Marisa era eso, una exponente activa del Campo Popular.

Su compañero Germán Gonaldi fue despedido pocos días atrás de la Secretaría de Agricultura Familiar por lo que la vida de esperanzas, espectativas y realizaciones de pronto comenzó a oscurecer. Y mucho más con la estigmatización a los trabajadores públicos por parte de las autoridades del gobierno, tildando temeraria y falsamente como ñoquis a quienes con el fin de teminar con políticas de apoyo a la Agricultura Familiar, planificaban despedir.

Marisa participaba de una asamblea con la angustia de un marido sin trabajo y el inminente despido suyo. El mundo se desmoronaba sobre ella en esa reunión en la que ante el presidente del INTA Amadeo Nicora, Marisa relataba sus temores, los temores por su compañero, por su hija, por la vivienda que estaba construyendo, por los pobres a los que ella servía, y en medio de esa exposición de reclamo por tanta brutalidad, efectivamente el mundo se desmoronó y Melisa Bogarin cayó fulminada por un infarto.

A los 30 años, cuando arrancaba su proyecto de vida, el poder, ese despiadado e implacable asesino de hacedores populares la mató. Sí, el poder la mató con la mayor impunidad teminando con una familia en un chasquido de dedos.

Reza por ahí en el muro que dejó Melisa "NO TE RINDAS QUE LA VIDA ES ESO, CONTINUAR EL VIAJE, PERSEGUIR TUS SUEÑOS, DESTRABAR EL TIEMPO, CORRER LOS ESCOMBROS Y DESTAPAR EL CIELO"

Un mensaje de vida, un mensaje que encierra el espíritu con que vivió. Un mensaje para quienes deben continuar la lucha. Para quienes toman la posta para que los sueños que persegía Marisa no queden trabados en el tiempo, para que se corran los escombros que a alla la sepultaron, y para que se destape el cielo y vuelva la vida a iluminar a los argentinos para superar la ignominia a la que los someten estos profetas del odio y la muerte que asesinaron a Marisa.

¡Marisa Bogarín Presente!


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.