LAS CORPORACIONES, ESAS VIEJAS ENEMIGAS DE LOS AGRICULTORES FAMILIARES
Diario El Campesino 
1 imagen [Click para ampliar]
Desde los albores de la memoria campesina de la argentina las grandes corporaciones tuvieron a la Agricultura Familiar como rehén. En el Chaco tenemos la dolorosa memoria del saqueo por parte de Dreyfus, Anderson y Clayton, Bunge y Born, La Belgo Argentina, entre otras, que se quedaban con la renta del oro blanco como se llamó al algodón. Los criollos y gringos que se sumaron a principios del siglo pasado fueron obreros de miserable salario para estos depredadores.

Luego llegaron las Cooperativas, una forma organizativa que le fue poniendo límites a la voracidad del capital especulativo y extractivo.

El largo proceso, con tropiezos y éxitos tuvo su pico en los primeros años de la década del 70, momento en que el complejo UCAL (Union de Cooperativas Agrarias Limitada), con 30 cooperativas asociadas, con hilandería, con fábricas de aceite y algodón hidrófilo le agregaba valor al algodón plantado y cosechado por sus socios y hacía que la renta vaya al bolsillo del productor, no de las corporaciones multinacionales. Eso además permitió que este fenomenal complejo cooperativo diera trabajo a tres mil obreros, entre los que redistribuía el 17,50 de la renta empresaria. Uno de los pocos casos en el mundo en que la redistribución de la renta la hacía la patronal y no el estado.

Pero llegó la dictadura para, a sangre y fuego devolverle a las corporaciones el gran negocio del oro blanco. UCAL y las cooperativas fueron desmanteladas previa persecución, muerte y desaparición de numerosos dirigentes.

Con el paso de los años y la vuelta de gobiernos populares recomenzó la lucha por la recuperación de la renta para los pequeños productores por medio de las organizciones.

Comenzó a partir del año 2003 el camino difícil y complejo de evitar la desaparición de un sector indispensable para la alimentación y la salud nutricional de todos. La Agricultura Familiar se fue abriendo camino y logrando visibilidad en el escenario de las decisiones políticas agrarias.

Primero fué Subsecretaría y luego Secretaría de la Agricultura Familiar. Paralelamente crecieron las organizaciones que se nuclearon en la FONAF (Federación de Organizaciones Nucleadas de la Agricultura Familiar). Con aciertos y errores. Con mezquindades y entrega el camino transitado fue importante lográndose la sanción de la Ley 27118 denominada REPARACIÓN HISTÓRICA DE LA AGRICULTURA FAMILIAR PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA RURALIDAD EN LA ARGENTINA.

Parecía que venían tiempos de reales y contundentes avances. Más no todo es color de rosas en el mundo de los intereses de la dirigencia política especialmente, por más campo popular al que pertenezcan sus referentes. Los cambios en el Ministerio y la Secretaría fueron demorando las transformaciones, y el internismo ciego, casi estúpido se colocó por encima de los intereses de los destinatarios de las políticas: los Agricultores.

Ese internismo evitó además fortalecer la estructura de la Secretaría y mantuvo en situación de precariedad laboral a la mayoría de los trabajadores de la misma.

Sin ese expreso interés, se trabajó para dejarles servido a las corporaciones que llegaron esta vez de la mano del voto popular la mesa tendida para que se devoren la incipiente y esperanzadora organización del sector.

Hoy los medios dan cuenta que al menos 80 trabajadores de la secretaría de Agricultura Familiar de la Nación serán despedidos en las delegaciones de Corrientes y Chaco al recibir esta semana las notificaciones de cesantías laborales a partir del 31 de marzo, además de continuar paralizados los programas de apoyo a pequeños productores rurales.

Los cesanteados son trabajadores sociales, ingenieros, veterinarios, técnicos y administrativos del organismo nacional que trabaja en zonas rurales de ambas provincias.

Son despidos injustificados contra profesionales que tienen hasta 10 años de antigüedad en el sector, mientras siguen paralizados los programas de trabajo que lleva adelante la secretaría de Agricultura Familiar.

Se trata de profesionales que ingresaron mediante concurso, con más de 10 años de desempeño en todo el territorio nacional, dedicados al trabajo con los agricultores más pobres del campo con quienes desarrollaron procesos de organización social y productiva.

De los 80 despidos, 48 corresponden a la provincia del Chaco donde se quedan sin apoyo técnico miles de productores rurales que venían creciendo con la agricultura familiar.

Son claramente las corporaciones gobernando, por eso se está viendo en la medida que van frenando todos los proyectos que favorecían a la gente que más los necesitaba, se transfieren recursos por miles de millones a la agricultura industrial en manos de las mismas.

Y estas corporaciones son parte del marco global que no considera espacios como la secretaría de Agricultura Familiar que trabaja con pequeños agricultores en la siembra de hortalizas y la cría de ganado vacuno, cerdo y pollo, además de emprendimientos como la producción de miel, dulces y alimentos de elaboración regional que se comercializan en la zona para el sustento propio. Las corporaciones necesitan la tierra para reafirmar el rol agroexportador de commodities de la argentina. Y el gobierno actual claramente es un alumno destacado en el cumplimiento cipayesco de la vieja y maldita división internacional del trabajo.

Habrá que dar la lucha por la resistencia y la recuperación de estos espacios hoy brutalmente agredidos. Pero no agotarnos en buscar culpas en otros, sino revisar que hicimos tan mal desde el campo popular, la dirigencia especialmente, que dejemos por ejemplo a tantos trabajadores expuestos y servidos para que hoy sean víctimas del embate conservador. Y por qué razón privilegiamos construcciones internas por sobre lo colectivo que nos hubiese permitido un crecimiento mayor y la consolidación de un importante camino recorrido.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.