LA AGRICULTURA FAMILIAR, ¿TIENE ALGO QUE DECIR FRENTE A LA SEGUNDA VUELTA?
Diario El Campesino 
1 imagen [Click para ampliar]
Claramente el 22 de noviembre se define la continuidad con cambios del país que tenemos, o el cambio a otro modelo de país. Este otro modelo que asoma con posibilidades es claramente contrapuesto con el vigente. Expresa los intereses del poder económico concentrado que se opone a las políticas sociales impuestas desde 2003. Pregona la plena vigencia del mercado sin interferencias del estado.

Para nadie, pero mucho menos para la Agricultura Familiar es sostenible aquella expresión de descompromiso que dice "son todos iguales". Claramente es falsa e irresponsable.

En política nunca, y mucho menos cuando se trata de parcialidades cuyo origen y perfil ideológico están en las antípodas, se puede simplificar de tal modo.

Objetivamente y a la luz del proceso histórico argentino se puede afirmar que el destino de los argentinos, su bienestar, el futuro de sus hijos y el crecimiento del país estuvieron marcados por los vivenes entre gobiernos conservadores y populares. Desde Irigoyen, pasando por Perón, Frondizi, Arturo Illia, Raúl Alfonsín, Néstos Kirchner y Cristina Fernandez, hubo salvo entre los dos últimos, entre todos los demás alternancia neoliberal. En absolutamente todos los casos salvo el menemismo han sido dictaduras de corte violento. Y en todos los casos, incluído el menemismo han respondido a mandos extranjeros. Ello implicó el esfuerzo del pueblo argentino al servicio de los intereses de otras potencias y el consiguiente deterioro del país y empobrecimiento de su pueblo.

Esto indica que los argentinos NO SOMOS NEUTRALES cuando se trata de decidir quién va a conducir nuestro destino. No son todos iguales y nosotros debemos asumir el compromiso de verlo.

La Agricultura Familiar viene batallando contra todo, incluida su propia falta de organizacion desde décadas. Esa larga lucha se fue jalonando con algunas conquistas en los últimos años. La Ley 27118 de REPARACIÓN HISTÓRICA DE LA AGRICULTURA FAMILIAR PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA RURALIDAD EN LA ARGENTINA sancionada en diciembre de 2014 y promulgada inmediatamente en enero de 2015 marca un hito histórico largamente soñado.

Hoy la Agricultura Familiar plantea por ejemplo la vuelta del Rastrojero, aquel vehículo 100% argentino que se fabricó en Córdoba y que cuando la dictadura lo discuntinuóse exportaba a seis países. Ese utilitario es uno de los objetivos de la Agricultura Familiar para que como lo fuera en aquellos tiempos, también hoy llegue a los sectores de la producción primaria a costos razonables y al alcance de los mismos para que la logística permita la llegada de la producción agroalimentaria directamente del productor al consumidor con beneficio para ambos.

Este planteo es posible únicamente cuando un gobierno apuesta a la industria nacional y no entrega todo a ese libre mercado que solo privilegiará su ganancia sin tener en cuenta el rol social de la industria nacional con fines estratégicos, como ésta.

Si esto se pretende, y además se apuesta a una red nacional de producción, procesamiento, transformación de alimentos en orígen, y su distribución con base en la Agricultura Familiar, la economía del país y de cada argentino da un vuelco virtuoso extraordinario como para que podamos empezar a pensar en un país exportador de productos con valor agregado. Solo así dejaremos atrás esta vieja argentina agroexportadora de commodities, concentrada en el puerto que nos mantuvo por décadas en el atraso para que seamos obreros de bajo costo y menor consumo para alimentar al primer mundo.

¿Será esto posible gane quién gane?

No. Si la mayoría decide volver al neoliberalismo de la dictadura y los 90, pero recargado con la voracidad buirte que acecha con desenfreno para hacerse de los recursos nacionales que hoy van a los bolsillos de los argentinos en los mejores salarios de América Latina, en Jubilaciones, en políticas de contención social y consumo que dinamizan la industria y el comercio internos, es imposible soñar crecimiento y desarrollo del sector primario.

No es lo mismo. El libre mercado que pregona el modelo de los monopolios que postula a Macri implica probadamente la desaparición de millones de puestos de trabajo a manos de la inundación de importaciones de bajo precio y peor factura, además de producto de trabajo esclavo en otros lugares del mundo. Garantiza además la interrupción de todo desarrollo tecnológico nacional para ser entregados a manos privadas tal como ocurrió en las tristes etapas pasadas.

No es necesario hacer futurismo. Ya ganó el modelo neoliberal la gobernación de la Provincia de Buenos Aires, y un mes y medio antes de asumir, la gobernadora electa María Eugenia Vidal anticipó la designación de Leonardo Sarquis en el área de Agricultura. Claramente es la entrega del ministerio a la multinacional monopólica Monsanto, ya que el futuro ministro es un hombre formado en la cantera ideológica de los padres del Agente Naranja, aquel primer veneno con que regaran parte del mundo.

¿Que rol tendrá la Agricultura Familiar en un hipotético gobierno liberal?

Sin lugar a dudas, el de la resistencia. El duro rol de ponerle el pecho a la expulsión, al incremento de la presión sobre los recursos naturales, a sobrevivir con la producción de autoconsumo que sobreviva a las fumigaciones, y a la lucha cuerpo a cuerpo contra la represión frente a esa resistencia.

No habrá diálogo posible en la inexistente mesa del mercado entre las liebres que simbolizan a los productores pobres frente a los voraces leones de la agricultura industrial que representa Monsanto y sus primos.

¿Está todo definido?

De ninguna manera. Estas razones y muchas más para los agricultores familiares, y una mayor cantidad tienen los jubilados, las amas de casa, las madres, los estudiantes, los trabajadores, los científicos, los actores, los docentes, en fin, la mayoría de los argentinos como para no arrojarse al precipicio. Por eso seguramente el modelo de un nuevo saqueo neoliberal a la argentina deberá esperar otro tiempo. Todo indica que las mayorías pueden mandar mensajes, pero a la hora de jugar el futuro votarán en defensa propia.

¿Y después?

Seguramente a partir del 22 de noviembre si estaremos todos obligados a revisar las razones por las que llegamos al filo del acantilado y a punto de suicidarnos. Estamos obligados a una lectura puntillosa del mensaje de las urnas. Porque claramente no son méritos de la mediocre dirigencia opositora que está mayormente integrada por mandatarios del poder y claudicantes de partidos históricos como la UCR que han entregado sus frágiles dignidades frente a su propia ineptitud para gobernar y se han ofrecido como serviles de la antipatria, quienes han concitado la admiración, interés y esperanza de muchos argentinos. Han sido nuestros errores, nuestras deudas las que motivaron esta advertencia legítima. Si somos capaces de hacerlo el futuro de la patria se agiganta mucho más allá de otros cuatro años. Si otra vez nos dejamos llevar por el truinfalismo, es posible que estemos desperdiciando la última oportunidad. También esto depende de nosotros, de todos, no solo de la dirigencia que no pocas veces prefiere hacer la del avestrúz.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.