"La Argentina todavía tiene pendiente su reforma agraria"
Publicado por Tiempo Argentino 
1 imagen [Click para ampliar]
Destaca el rol de la agricultura familiar en el país y su aporte a la seguridad alimentaria mundial. Asegura que la región transita una nueva etapa del proceso de concentración de la tierra protagonizado por el capital transnacional.Destaca el rol de la agricultura familiar en el país y su aporte a la seguridad alimentaria mundial. Asegura que la región transita una nueva etapa del proceso de concentración de la tierra protagonizado por el capital transnacional.

El sociólogo cubano Juan Valdés Paz realizó una visita al país con el objetivo de participar en una serie de actividades que abordarán la problemática de la que es experto: la agricultura familiar. En este marco, brindó una conferencia invitado por el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, donde expuso la situación que atraviesa la región, caracterizada por una nueva reconcentración de la tierra. El desafío que volvería a plantear este cuadro es el de generar nuevas reformas agrarias que den un mayor relieve a la producción del pequeño campesino. Valdés contó a Tiempo Argentino cuál es la perspectiva de la región y qué políticas recomienda para abordarla.

–¿Por qué Argentina podría dar un ejemplo en materia de agricultura familiar?

–Cualquier país puede darlo si dispone de la voluntad política y lleva adelante las políticas públicas correspondientes. En el caso argentino, el gobierno está tratando de impulsar políticas relacionadas con la agricultura familiar, y hay un reordenamiento del Ministerio de Agricultura, que ahora tiene una institución dedicada a este sujeto agrario. Lo que yo trato de argumentar es la necesidad de establecer esa prioridad.

–¿Cuál es la conflictividad rural contemporánea en Latinoamérica?

–La cuestión agraria de los '50 tenía la característica de la concentración de la tierra. Ahora estamos ante un nuevo proceso de concentración, no ya por los viejos terratenientes, sino por la entrada masiva de capital transnacional. FAO dice que en América Latina el 80% de las unidades agrarias posee el 20% de la tierra de la región, y que el 20% posee el 80 por ciento. Muy pocas reformas agrarias tuvieron la radicalidad para ponerle un límite a la tenencia de la tierra por arriba, y para defender un límite de su tenencia por abajo, la parcela mínima que sostiene a una familia campesina. Otra tendencia es el acaparamiento de la tierra. Se destinan fondos a adquirirla como una manera de atesorar capital. FAO dice que el 50% de las tierras en manos de la agricultura familiar no tienen titulación. Se vuelve a la separación entre propiedad y tenencia, y a la despersonalización del poseedor.

Escuchá el audio sobre Reforma Agraria...

–¿Cuál es la forma de revertir este cuadro?

–Hacer reformas agrarias. FAO, un actor neutral, volvió a hablar de reforma agraria. Sus preocupaciones son un termómetro. Esta reforma debería ser integral. El tema es tomar políticas públicas que reconozcan lo que dice FAO. Si la agricultura familiar no participa, la región se adentra en un escenario de inseguridad alimentaria. Los pequeños productores aseguran entre un 60% y 80% del consumo alimentario de la región. 2014 fue declarado el año de la agricultura familiar: se llegó a un punto en el que un vuelco de la situación agraria pasa por una recuperación de la agricultura familiar. Un segundo problema es que el modelo implicado por el agronegocio está agotando los recursos naturales y haciendo insostenible la agricultura. Hay que pasar a otro que sea sostenible. Los técnicos tienen una mentalidad conformada al modelo intensivo, con el que nos educamos todos en los últimos 50 años. Con ese modelo se lograron incrementar las producciones agrarias, pero ahora se están recogiendo las consecuencias. Una de las políticas públicas debería ser promover un cambio de mentalidad. Si la región pusiera los recursos que hoy están dedicados al modelo intensivo a favor de un modelo agroecológico, todos haríamos verdaderas revoluciones agrarias. Los técnicos no deben creer que la agroecología es un paso atrás.

–¿Cuál es la perspectiva de la cuestión agraria en el continente?

–Los gobiernos miembros de FAO llegaron al consenso de identificar estos problemas en la mayor parte de la región. Podemos suponer que se va a producir un proceso de reforma agraria. El gran desafío está en los países donde la agroexportación juega un papel fundamental, como Brasil o Argentina. Se puede tener una actitud conservadora, o se puede ir a una agricultura familiar. Otro problema es que se tiende a producir una cierta política para la agricultura familiar y otra cierta agricultura para la agroexportación. Es necesario integrar a todos los actores agrarios en una misma estrategia de desarrollo, lo que permitirá recuperar cierto equilibrio en la dinámica de la región.

–¿Cuál es la complejidad de la estructura agraria argentina?

–Argentina tiene la bondad de grandes recursos de tierra y de agua, pero es uno de los casos en donde la concentración es más acentuada. Si a eso agregamos que nunca se hizo una reforma agraria ni se tomaron políticas redistributivas de la tierra, y que las barreras para su acceso siguen siendo en algunas regiones muy fuertes, lo que podría intuir es que en Argentina todos estos desafíos se presentan con un marcado relieve. El primer problema es la disposición al cambio agrario. La reforma no es algo que ocurre un día en la historia. El otro problema es que la noción de Estado no se reduce a la noción de gobierno. La cuestión agraria casi siempre lleva un tiempo de implementación mayor que el gobierno de turno, lo que significa que debe ser un tema de Estado que comprometa a todos los poderes. Y para que sea un problema de Estado, la cuestión agraria tiene que ser constitucionalizada. Sin el Estado no es posible enfrentarla, pero no solamente él lo puede hacer; tiene que buscar en la sociedad a los movimientos dispuestos a apoyarlo en el cambio agrario, y aliarse de manera abierta. Vía Campesina y el MST brasileño hablan de la alianza entre la agricultura familiar y la ciudad. El primer perjudicado por una agricultura que se deteriora y por la inseguridad alimentaria es el habitante de la ciudad. Necesitamos que detrás del cambio agrario esté la fuerza de la opinión pública. «

La ciudad y el campo, la novela latinoamericana

En la historia del continente, la relación entre ciudad y campo siempre ha sido problemática. El sociólogo ofrece su original y personal mirada: "La ciudad tiene que entender que es necesario un clima de comprensión. Es patente que casi todas las ciudades de Latinoamérica viven de espaldas al campo. Yo siempre digo que, como me llamo Juan Valdéz, todos hacen chistes por el mundo acerca de si soy el Juan Valdéz colombiano y si tengo una hacienda cafetalera. Es obvio que no tengo nada. La edad que llevo me ayuda a recordar cuando Juan Valdéz era un anuncio del café colombiano. El spot televisivo en el que se anunciaba incluía a un grupo de campesinos caficultores colombianos, que también eran el símbolo de la nación, del país, y de la identidad. Ahora ese spot tiene en primer plano a un hacendado que siempre se viste como si fuera a salir, y sólo en el fondo se vislumbra a los trabajadores. Por añadidura, Juan Valdéz ya no es la defensa del café colombiano, sino una marca. Ese ejemplo tiene una síntesis de la historia. Esto es imaginario, es la visión que la ciudad tiene de la agricultura y del mundo rural. Tampoco logran un cambio de mentalidad las telenovelas, donde siempre hay una joven campesina que el terrateniente viola o secuestra, o que se enamora de otro campesino o productor. La literatura latinoamericana de la primera mitad del siglo pasado dio cuenta con mucha fuerza del conflicto rural, sin embargo hoy no tenemos esa literatura que nos cuente cuál es la cuestión agraria en nuestros tiempos. Por lo tanto, la posibilidad de un imaginario compartido ente la ciudad y el campo se ha hecho cada vez más difícil."


Adjuntos





HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.