ALERTA AGROTOXICOS
Diario El Campesino - AVIA TERAI - Chaco
1 imagen [Click para ampliar]
Cada vez con mayor insistencia se menciona a la localidad chaqueña de Avía Terai como uno de los territorios con mayor afectación por fumigaciones en la provincia del Chaco. Con similar énfasis las noticias expresan el descompromiso del municipio en este campo del cuidado de la salud de la población a pesar de los reiterados reclamos que incluyen pobladores y docentes de escuelas afectadas por la violación de la Ley de Biocidas.

Avia Terai es un pueblo de 13 mil habitantes ubicado a 200 kilómetros de Resistencia sobre la Ruta 16. Enclavado en el domo agrícola de la provincia está rodeado de plantaciones de soja, y en menor escala girasol y algodón, con sembrados que llegan hasta el límite mismo de barrios como el Padre Mujica desde donde parten los aviones de una empresa de fumigaciones que trabaja en la zona.

La violación de la Ley de Biocidas y la escasa eficacia de los controles es evidente, a tal punto que los alumnos de la escuela 182 ubicada en el Lote 14 han fotografiado y difundido la imágen de un avion fumigador sobrevolando las inmediaciones del establecimiento en pleno festejo de un día patrio. Ello pone de manifiesto el grado de impunidad por parte de quienes realizan estas acciones de características temerarias con evidente desprecio no solo hacia la Ley, sino también hacia la salud de la población.

Los casos de malformaciones y otras enfermedades especialmente respiratorias y de piel en la localidad son numerosos. Casos que se incrementaron notoriamente en las últimas décadas con nacimientos de niños con enfermedades linfáticas y de piel. Uno de ellos, es el de Aixa, una niña de 8 años que tiene su cuerpo cubierto de manchas oscuras y verrugas por la que fue trasladada a Buenos Aires para la extirpación de tumores.

Otro problema gravisimo es la fumigación de las fuentes de agua, como lagunas, pozos y aljibes, además de las derivas a las napas de los químicos que se aplican, como la proliferación del uso de los bidones de glifosato como transporte y depósito de agua para el consumo humano, inclumpliendose claramente la obligatoriedad de darles el destino de residuos tóxicos como también marcan las leyes.

Es de esperar que se supere el silencio de las autoridades, especialmente del municipio como primer escalon en las resposabilidades de custodia de la salud de la población. Es público y notorio que la presión de las multinacionales que proveen los paquetes tecnológicos y los propios productores privilegian la renta por sobre la salud. Y es allí donde el estado presente tiene la obligación indelegable de hacer cumplir las leyes y poner los límites para no caer en la peligrosa complicidad en que hoy estamos.

Quizás falte una legislación más precisa tanto en lo civil como en lo penal que determine la responsabilidad de los funcionarios públicos que incumplan con su obligación de velar por el cumplimiento de las Leyes y en consecuencia asuman personalmente las consecuencias.

Habrá que trabajar en ese sentido y en otros para que este envenenamiento impune de la población se detenga lo antes posible.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.