Agroecología: otro modelo productivo es posible
Por Lucia Maina 
3 imágenes [Click en la imagen ver todas]
En la audiencia pública de Río Cuarto y en una charla organizada por la UNRC, distintos profesionales, instituciones y organizaciones propusieron la creación de zonas de resguardo ambiental donde se cultive sin fumigar y demostraron que los agrotóxicos no son necesarios si se tienen en cuenta los ciclos de la naturaleza.

La audiencia pública que se realizó en el Concejo Deliberante de Río Cuarto sobre el modelo agrícola puso en evidencia la preocupación existente entre lxs vecinxs por las consecuencias de las fumigaciones en la salud y el ambiente. En ese marco, instituciones y organizaciones locales así como profesionales venidos de otras provincias propusieron ante los concejales la creación de una zona de resguardo ambiental dentro del ejido en la que se produzca de manera agroecológica sin la utilización de agrotóxicos. El tema fue retomado en una charla sobre Agroecología Extensiva y zonas de resguardo de las ciudades, organizada por el Observatorio de Conflictos Socioambientales de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC). Expositores de la Municipalidad de Rosario, del INTA Río Cuarto y de la provincia de Buenos Aires señalaron los beneficios de ese tipo de agricultura, centrada en ciclos propios de los ecosistemas, y el desarrollo que la misma viene teniendo en distintos lugares del país.

Durante la audiencia pública, de características inéditas en Argentina, así como en la charla de la universidad, el ingeniero agrónomo e investigador de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) Eduardo Cerdá destacó las experiencias de agroecología que desde hace trece años viene desarrollando en campos de hasta 1.000 hectáreas en la provincia de Buenos Aires. El referente Lucho Lemos contó las características del Programa de Agricultura Urbana de la Municipalidad de Rosario.
Por su parte, el ingeniero agrónomo del INTA de Río Cuarto Angel Pelaitay describió el modo en que esa institución viene impulsando la producción orgánica a través del programa ProHuerta.
Mientras tanto, la Asamblea por un Río Cuarto Sin Agrotóxicos inició una juntada de firmas en apoyo a la iniciativa popular “Río Cuarto Agroecológico”, un proyecto de ordenanza que establece una transición hacia ese modo de producción en el nuevo ejido urbano.

Conocer los ecosistemas

“La agroecología es una interdisciplinariedad entre lo que es agronomía y ecología”, explicó Cerdá, quien se desempeñó como director de Desarrollo Estratégico en la Municipalidad de Tres Arroyos. Esta disciplina logró vincular dos ámbitos de conocimiento que permanecían desligados: “La ecología y los ecólogos se ocupaban de los lugares donde no entraba el hombre, las reservas naturales; estaban fuertemente capacitados en ecosistemas, ciclos, y le dejaban a la agronomía todos los lugares en que actuaba el hombre, lo que fuera para producción. Entonces, a la agronomía le faltaba el conocimiento de los ciclos naturales, cuestiones que es muy importante conocer”, indicó.

La producción agroecológica está teniendo un importante desarrollo en el país actualmente y el modelo está siendo impulsado tanto por universidades, instituciones gubernamentales como por productores de manera privada. Sin embargo, sus dimensiones son mínimas en relación a la producción con agrotóxicos.
El profesional de la provincia de Buenos Aires sostuvo que el mayor obstáculo para el desarrollo de este modo de producir es la escasa formación e investigación existente entre los ingenieros agrónomos, y destacó que la UNLP es la única universidad que cuenta con una cátedra de Agroecología.


- ¿En qué territorios se está desarrollando principalmente esta agricultura?

- Eduardo Cerdá: Es variado. Yo tengo experiencia ya de 15 años con productores y son campos de 600 hectáreas, 400, 1.000. Trabajo básicamente en extensivos. Y en este momento tenemos un proyecto bastante importante de cuatro universidades y cuatro experimentales del INTA donde se están armando módulos de investigación. Conjuntamente se está trabajando con productores que son como referencias para otros productores que quieren empezar a producir de manera agroecológica.

– Ángel Pelaitay: La primera experiencia que realiza el INTA con el modelo de producción orgánica, y que lo masifica, es a través de las huertas familiares. El modelo que propone ProHuerta, un programa que ya tiene más de 25 años, tiene como base el modelo ecológico con una protección ambiental. Era el modelo que podía funcionar y que debe funcionar en los sistemas de agricultura urbana.

Resguardar la ciudad

- ¿Qué beneficios tendría la creación de zonas de resguardo en las ciudades donde se trabaje de manera agroecológica?
– EC: Como decíamos en la audiencia, esto es otra forma de hacer agricultura que no depende de los remedios, de las adicciones que generan los químicos, sino que lo que se promueve es trabajar con la naturaleza. Por supuesto que hay principios para que se logre una producción que sea económicamente interesante, pero no estamos hablando de máximos rendimientos sino de rendimientos estables, que es algo muy importante con la inestabilidad de climas que se ve constantemente. Entonces, creo que es muy importante que hoy los cinturones que rodean a las ciudades sean sin agrotóxicos porque son alimentos que consumimos directamente.
Lucho Lemos contó la experiencia del Programa de Agricultura Urbana que realiza la Municipalidad de Rosario desde hace diez años: una red productiva que ha logrado integrar a alrededor de 10 mil familias desocupadas en la producción y elaboración de alimentos mediante técnicas ecológicas, que se destinan al consumo familiar y al mercado.
El fundador de esta iniciativa indicó que en el ejido urbano de Rosario está prohibida la aplicación de agrotóxicos, dado que “una de las propuestas fundamentales del proyecto era cultivar sin veneno”, y agregó que “el mayor valor agregado que ofrecemos a la población es el alimento sano”.
Pero además, el referente recordó los orígenes de este programa para destacar el impacto que significó a nivel económico y social: “El proceso de agricultura urbana se dio en el momento de la crisis de 2001, y otro componente importante fue la presencia de las migraciones internas que tienen las grandes ciudades del país, que justamente es gente que vino del campo corrida por la situación de pobreza. Entonces, con esos dos componentes importantes, pudimos presentar un proyecto al Concejo Deliberante y la Municipalidad a los efectos de que tomase como política pública la agricultura en la ciudad”.

“Se puede producir muy bien de otra manera”

“¿Es posible la agroecología extensiva?” fue el nombre de la charla organizada por la UNRC. A lo largo de sus exposiciones, los panelistas de Río Cuarto, Rosario y Buenos Aires respondieron a esta pregunta y aseguraron que la producción sin agroquímicos es viable en campos de grandes dimensiones y logrando una importante rentabilidad.

“Es totalmente comprobable que se puede producir muy bien de otra manera. No es de la misma manera, con productos menos tóxicos, con menos productos, no: es utilizando principios que tienen que ver con la ecología, entender más los procesos naturales”, dijo Cerdá.
“Con esa nueva mirada y nueva formación, tranquilamente podemos tener rendimientos muy similares y estar en condiciones de depender muchísimo menos de insumos que habitualmente son provistos por las multinacionales”.
Lucho Lemos resaltó que los mecanismos propios de la naturaleza, asentados en la biodiversidad y el intercambio entre los distintos seres vivos, son también un gran recurso productivo. A la vez, el referente rosarino señaló que los altos costos que representa la compra de insumos externos han llevado a la desaparición de pequeños productores, que “no pueden sostener los gastos económicos que tiene la agricultura convencional”.
“La economía no está solamente sustentada sobre la venta del volumen de la producción, sino que hay formas de tener otras ventajas. Por ejemplo, si una persona consume alimentos sanos no lleva moléculas de pesticidas en su organismo, de manera que ahí también hay menos gasto en salud y eso también hay que evaluarlo”, reflexionó.
Por último, Cerdá destacó la necesidad de empezar a investigar y formar profesionales para que la agroecología pueda crecer en el país: “La agricultura predominante ya lleva muchos años y toda la investigación estuvo hecha para ese tipo de agricultura. Y sin embargo, como bien se discutió en la audiencia, tiene montones de fisuras y debilidades”.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.