¿MERCADO O ESTADO?
Por Movimiento Rural Carlos Orianki 
1 imagen [Click para ampliar]
Como parte de las víctimas históricas del mercado, que se dice libre mientras explota a legiones, queremos expresarnos sobre algunas manifestaciones pidiendo menos Estado y más mercado. Solo los que sufrimos los rigores de la ausencia del estado o su complicidad con las voracidades del mercado, y que hoy sentimos que somos mirados, que somos visibles, sabemos lo que es vivir en un país sin estado. Sabemos porque no estuvimos entre los señores del mercado, sino entre sus siervos, sus esclavos.

Entonces, discutir sobre si mercado o estado, en estos tiempos de profundas crisis de las economías más poderosas del mundo, todas ellas en manos del mercado, ese que se dice libre, pero es en realidad lo más regulado que se pueda imaginar por un pequeño grupo de poder, parece ser un intento de sectores que desde el fondo de una montaña de evidencias que los tapan, quieren hacerle creer al mundo que en ejercicio de su posición dominante sin ningún tipo de regulación salvaran a la humanidad de la pobreza. Pobreza generada por este libre mercado, que lo más libre que tiene es la venia para que una pequeña porción de la humanidad se suicide con cuchillo y tenedor, mientas las cuatro quintas partes padecen hambre.

Lo que no quiere ese libremercado mentirosamente benefactor, es que el estado, es decir todos nosotros, intervenga en la regulación que ellos ejercen de manera excluyente, dictatorial, opresiva y saqueadora. Días pasados un medio local publica una carta de lectores titulada “Pregonar más mercado y menos Estado” En ella se menciona una decena de empresas que en estos diez años se han ido de la argentina supuestamente por las regulaciones que el estado impone. Ironiza el lector sobre la década ganada mencionando como víctimas del estado a Firestone, Fate, Pirelli, Goodyear, MWM, porque se mudaron a otro país. Lo que no dice el lector es que en la argentina de estos últimos diez años se crearon seis millones de puestos de trabajo. Y que la mayoría de esos puestos, el 85%, son de empresarios nacionales Pymes. Entonces, ¿Es honesto dar estos datos parciales ocultando la realidad para hacer creer una gran crisis? No. Para no caer en estos gruesos errores de tomar datos parciales y pretender, vaya uno a saber en defensa de que interés, hacer creer que la ida de algunos es para mal de todos, es necesario decir también las razones y los intereses que mueven a estos poderosos operadores del mercado. Porque es total y absolutamente falso que la mudanza de estas empresas tenga que ver con una mala política pública del estado. Es exactamente al revés, ya que al no encontrar un estado permeable a la explotación obrera y de saqueo al país permitiendo el drenaje de divisas al extranjero, es que algunos buscan otros destinos. La realidad es que estas grandes empresas cuyo corazón late al ritmo exclusivo y excluyente del interés de su grupo empresario y de la mayor renta posible, se encuentran con que Argentina tiene los mejores salarios de toda América Latina. Y que para colmo pone límites al drenaje ilegal de divisas al exterior. Los grupos que se fueron, fueron en busca de salarios de hambre y puertas abiertas al saqueo del país donde recalen.

Son estos señores los que hablan de competitividad, pero para lograrla pretenden trabajo esclavo, bajos impuestos, libertad para extranjerizar utilidades y subsidios estatales de todo tipo. Para eso quisieran que el estado intervenga, casi para ser su cómplice. Y es por eso que en esta argentina donde el gobierno impone políticas públicas favoreciendo el desarrollo industrial con inclusión y equidad, algunos se van. Entonces, la verdad es que no se van porque el estado los perjudica, sino porque el estado no permite que hambreen a sus obreros ni saqueen nuestras riquezas y arcas estafando a los argentinos.

No hay debate posible estimados lectores sobre si mercado o estado. No hay debate porque no hay dudas que el mercado no puede estar regulado por un grupo de empresarios. El mercado debe ser regulado por los estados para que no haya unos pocos insaciables que engullan sin límites, mientras los más van cayendo en la inanición. Entonces, mercado sí, pero con un estado presente, como el que tenemos hoy. Y si los que creen que tienen derecho sobre la comida y el bienestar de los demás, no están de acuerdo y se van, que se vayan, porque mejor en tal caso algo menos sin ellos, que mucho menos, o nada con ellos.

Vaya también esta reflexión para el Presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia, señor Sergio Lopez, quien haciendo gala de una frágil memoria y menor sentido de reconocimiento, días pasados criticara con dureza las políticas de este gobierno. Parece increíble que sea el mismo empresario cuya planta fuera inaugurada pocos meses atrás por la señora Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner. Inauguración en la que el señor López pronunciara un emotivo discurso señalando los padecimientos de los 90 con su empresa familiar a punto de desaparecer. Recordando con lágrimas en los ojos esos tristes tiempos de los industriales. Y lo hacía sin dudas como expresión de reconocimiento por las posibilidades que esta nueva argentina de los últimos diez años les diera.

Hoy quizás el señor López cree que ya está salvado y que esos tiempos no van a volver. Pues se equivoca, porque si él, favorecido como miles de industriales Pymes creen que van a ser parte en el reparto de la torta del mercado, con un estado ausente, el destino que los espera es nuevamente el de fines de los 90. Porque como la inmensa mayoría de nuestros pequeños y medianos productores, no son “el campo” como les quiere hacer creer la Sociedad Rural para que trabajen para ella, los industriales Pymes tampoco son “el mercado”, ni lo van a ser nunca.

Una pena que algunos sean tan poco dignos del esfuerzo que se hace para sostener políticas públicas por las que han sido tan favorecidos luego de años de desprecio.

¡Cuidado señores con creérsela! Es triste convertirse en piojos resucitados, y para colmo, desagradecidos.

MOVIMIENTO RURAL CARLOS ORIANKI

Facundo Saravia; Marcos Fleitas; Mario Verón (Presidente Asociaciones “Cosechero Brazo Fuerte”); Esteban Branco Capitanich; Ester Agustini; Luis Escobar (Presidente Consorcio de Servicios Rurales 35). Siguen las firmas…


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.