EL HAMBRE EN LA TIERRA DE LA ABUNDANCIA
Diario El Campesino 
1 imagen [Click para ampliar]
(Segunda Parte) Organización, unión y progreso. Las cooperativas. Pero estaba la otra, la depredadora humana. La constituían las multinacionales que acopiaban el fruto del trabajo ajeno para beneficios propios. Pagaban el producto a su antojo… Tampoco en esas circunstancias cortaban las rutas o iban a pedirle a gobernadores o presidentes soluciones. Quizás no eran tiempos de un estado cercano...

Con algunos que habían hecho, quizás, hasta cuarto grado, acá o en Europa, algunos analfabetos y otros semianalfabetos comenzaron su lucha, no pidiendo dádivas sino apelando, a la pluma y la palabra y demostrando que cuando hay dignidad y fuerza de trabajo se derriban los más fuertes muros. Percibieron que la unidad era una fortaleza enorme, y conformaron la más importante herramienta para aquellos tiempos de explotación por parte de poderosos monopolios: las cooperativas agrícolas; que con el paso del tiempo llegaron a ser verdaderos emporios que enfrentaron a los grandes y poderosos compradores "depredadores intelectuales y materiales".

Así con inteligencia y organización se protegieron mutuamente de la rapiña corporativa. Propusieron el COOPERATIVISMO, frente al tenaz y despiadado corporativismo. Idearon el trabajo grupal, en respuesta al individualismo que separa y hace presa al hombre de quienes medran con el esfuerzo ajeno. En las cooperativas discutieron entonces ellos los precios, las compras, los créditos, y todo otro trámite que signifique ayudar y ayudarse. Jamás pensaron en pedir dinero al gobierno y mucho menos en pedir con la esperanza de no devolverlo, todos sabemos íntimamente y con absoluta certeza, que nuestros padres y abuelos consideraban una ofensa recibir dinero y no devolverlo...eso jamás se cruzó por sus cabezas...Tenían tal sentido de la dignidad que ante el infortunio, las adversidades, las plagas, las pérdidas totales o parciales, las carencias... se elevaban por sobre todo y en forma personal o grupal buscaban las soluciones. Siempre con el sudor de su frente. Esa es la cultura que debemos tratar de recuperar: la del trabajo y la dignidad.

El cooperativismo se constituyó en una herramienta de libertad, independencia y progreso, por consiguiente asestó un duro golpe a los monopolios explotadores que se quedaban con el grueso de las utilidades. Es por eso que la dictadura, brazo armado de las corporaciones, se ensañó con ellas de tal modo que sus dirigentes y defensores fueron perseguidos a sangre y fuego.

Auge y razones de la caída del cooperativismo

(Extractado del discurso pronunciado por el señor Oscar María Braceras, -Gerente General de Ucal entre 1970 y 1976- el 6 de mayo de 2006 con motivo del relanzamiento de las Ligas Agrarias)

Me da un poco de vergüenza estar vivo, porque yo también merecía no estar…pero bueno, así es la vida, y hoy vengo desde la patagonia donde vivo, con mucha tristeza por un lado y con mucha alegría por otro, como nos pasa a los hombres. Con mucha tristeza por los compañeros perdidos, por las conquistas perdidas. Pero a su vez alegría porque nunca me imaginé que un día como hoy íbamos a revindicar a las Ligas Agrarias, íbamos a homenajear a nuestros mártires, que íbamos a abrir un nuevo camino de esperanza con una Liga que gozando de la experiencia del pasado nos permita proyectarnos para recuperar y defender lo que perdimos, en este caso en el nordeste argentino, porque esto es Chaco, es Santiago del Estero, es Formosa y es Misiones. Podría hablar muchísimo porque realmente uno sabe más por viejo que por diablo, y me falta poco para los ochenta. Pero lo que quiero destacar, como cosa positiva para el futuro, que yo ya no lo voy a ver seguramente, es la importancia que tuvo el movimiento cooperativo de UCAL, que era la federación de cooperativas, con 30 cooperativas fuertes, que la llevamos a ser un emporio, pero no solo con treinta cooperativas, veinte de chaco, tres de Formosa, y siete ocho de Santiago del Estero, sino también con dos fabricas hilanderías poderosas, Barranqueras y Santiago. Con dos super desmotadoras último modelo en Saenz Peña y Barranqueras y una que modernizamos en Santiago del Estero. Con cerca de tres mil obreros; con doce mil quinientas familias de productores entre las treinta cooperativas; con una flota propia de camiones para exportar; con una fábrica de algodón hidrófilo para farmacias; con un frigorífico para traer las mejores frutas del país a los mejores precios para los colonos, y una fraccionadora de vino para traer y fraccionarlo nosotros para que tomen vinos buenos y baratos porque para producir y tener éxito económico hay que conseguir los mejores precios y también hay que conseguir gastar menos. Así hicimos un cooperativismo integral.

Pero porque se pudo hacer todo eso? Lo que figura es, como entidad económica, las 30 cooperativas y la federación de cooperativas. Que a su vez creamos, en lo previsional, una cooperativa de seguros poderosísima, para los seguros nuestros y luego expandiéndose a todo el país. Cosecha, que fue un orgullo para los chaqueños, llegando a posicionarse en el séptimo lugar entre más de doscientos cincuenta aseguradoras del merado. En la parte de formación, creamos la unión de centros juveniles cooperativistas de UCAL, que eran jóvenes hijos de productores de distintas cooperativas que se unían aquí en UCAL de la cual Carlitos Piccoli era el presidente y Carlitos Orianki en la administración. Esa era la formación de los jóvenes para futuros dirigentes, para el conocimiento y acompañamiento nuestro, de los mayores, para saber en que consistía la cooperación y la actividad económica, y que como un cuarto poder, y debajo de los jóvenes de la unión cooperativista de UCAL: las LIGAS AGRARIAS. ¿Qué significaba eso? Hicimos una táctica, porque en diferentes gobiernos, teníamos dificultadas que no daban salida por razones de intereses bastardos. Un ejemplo: UCAL manejaba 30/40 mil toneladas de fibra de algodón. El 60% del algodón de la argentina. Nosotros surtíamos la demanda interna de hilanderías a quienes vendíamos la fibra de algodón. Grafa, Alpargatas, etc., proveíamos a nuestras fábricas con 4 mil toneladas, dos hilanderías, Barranqueras y Sgo.del Estero, y nos sobraban 10/20/30 mil toneladas para ubicarlas en la exportación. Pues no permitían que se exporte. ¿Por que? Para que las hilanderías monopólicas se surtan de algodón barato que sobraba en la argentina. Hicimos mil trámites y no nos permitían la exportación. Del sobrante que le vendiamos a Hong Kong, Tailandia y Taiwan, la única forma de destrabar la cosa era usando el poder de convocatoria de las Ligas que en 24 horas ponían 15 mil tipos en Resistencia. Y entonces así, sin ningún arma ni nada, entrando a la legislatura con caballos y tractores, conseguimos que nos liberen la exportación para poder valorizar el producto de los agricultores. Un ejemplo: Tenemos muchos de ese tipo. El lucimiento era nuestro, de UCAL, la entidad económica, pero el gran mérito era de la juventud de UCAL, que actuando con un poder de convocatoria increíble, no ponía 50 tipos cortando la ruta, ponían 15 mil tipos en Resistencia caminando. Empezó con Italo Distefano a la cabeza, con un pañuelito a la cabeza atado en las cuatro puntas yendo a Resistencia en la primer marcha de las Ligas. Distefano, después del Concilio Ecuménico de Medellin, trajo la nueva política de Juan XXIII, que estaba con el pueblo, y ahí nacieron los tercermundistas, mas cerca del pueblo, y surgieron los grandes obispos que tuvo la argentina, como el obispo de Neuquen, Novak, el obispo de Goya, 5 o 6 obispos que se jugaron por su pueblo como Distefano oportunamente acá. Por eso los muchachos, de origen católico, fueron los que iniciaron las Ligas Agrarias. No fueron ni comunistas, ni marxistas ni nada. Hijos de nuestros agricultores, chicos cooperativistas. ¿Pero porque entonces fueron declarados enemigos y diabolizados? Porque el triunfo del complejo UCAL, significó el único caso en la argentina donde los productores no solo elaboraban, sino que manejaban el 80% del producto bruto de una provincia.

El 80% de la riqueza del chaco era hecha por este conjunto. ¿El resto que era? Los sueldos del gobierno, empleados públicos, maestros, policias, etc. ¿Lo otro que era? Riqueza genuina elaborada por los agricultores, transformada en hilados, en algodón hidrófilo, en aceite.

Entonces, la exportación era una cosa que preocupaba mucho porque el resto del algodón de la argentina era Bunge y Born. Y nosotros los liquidamos en algodón. ¿Por qué? Porque Bunge y Born y los grandes monopolios no cultivan nada. El algodón lo cultiva la gente y entonces, los tipos no tenían producción. Pusieron fábricas propias y no consiguieron más algodón. Tuvieron que cerrar sus fábricas. Ese fue el motivo principal de que vinieron los militares acá, todos representantes, funcionarios y ministros de las multinacionales, de los directorios. Cada directorio tenía un general y esos vinieron a destruir todo esto no por cuestiones políticas. ¡Por cuestiones económicas! Y así entonces en el 76 con las desmotadoras más grandes de la argentina, con las cuentas perfectamente bien. Un verdadero emporio teníamos nosotros. Con cerca de 3000 obreros con quienes compartíamos el 17,5% de las utilidades. En una clara expresión del espíritu participativo y solidario entre productores y obreros. No supieron que hacer para destruirnos. Teníamos la administración general en Buenos Aires, por el puerto y demás. Empezaron a mandarnos inspecciones. Mandaron la DGI. Vieron todo. Perfecto. A los 15 días mandaron la Direccion Provincial de Cooperativas. Revisaron todo. Todo perfecto. Nos mandaron la Dirección Nacional de Cooperativas, el coronel Pueyrredon, de los milicos, revisaron todo. Todo perfecto. Ninguno de estos tres organismos hicieron un acta ni para decir que estaba todo perfecto. Pero le comunicaron al gobierno que: “no pudimos con estos tipos porque esta todo perfecto”.

Entonces, esto es histórico, me habla el presidente de UCAL que era don Alberto Muchutti. Ya unos dias antes había venido el general Videla, con Harguindeguy y el general jefe de la defensa nacional del Paraguay, el general Samaniego, a instalarse en Barranqueras, y a ver como estaba eso. ¡Que lindo estaba eso! Con Videla a la cabeza. Me llama el presidente y me dice: venga que va a vistarnos el presidente Videla. Le contesto: No voy: ¡Yo con esa gente no tengo nada que ver!

A los pocos días nos llama el ministro de economía del Chaco, Benedit …

Sabe que pasa ingeniero, no le hemos encontrado un pelo en la leche. Y hace como diez años que está acá. Y hay que renovar un poco.¿Sabe por que?, Porque yo soy el que maneja la economía del Chaco, y el Chaco no puede funcionar sin “la UCAL”. Tenemos que ser un matrimonio acá. Yo no tengo nada porque todo lo fabrican y manejan ustedes. ¿Entonces que hago yo? Pago a los policías, los maestros, etc. Todo lo demás lo hacen ustedes. Entonces necesitamos manejarla también a UCAL. Hacer un matrimonio: el gobierno con la UCAL..

Bueno…yo no le puedo solucionar nada. Hable con los directivos. Yo soy un funcionario nada más. Cuando salimos de allí le digo al presidente: ¿qué vamos a hacer ahora? Me contesta: Nada. No…no, ¿como nada?, tenemos que denunciar ante la asamblea este asunto. Hicimos una asamblea de todas las cooperativas y expliqué: señores, ocurrió tal cosa. Y yo voy a renunciar. Es lo mejor que puedo hacer por ustedes. Porque si no, los van a perseguir a ustedes. Y así, parece que muerto el perro se acabó la rabia. Renuncié y me fui.

Me equivoqué. Porque empezaron a robarse a UCAL al día siguiente. Un coronel se llevó al Paraguay la fábrica de algodón hidrófilo. Se la afanó. A Barranqueras, de 40 hectáreas la cortaron en pedacitos. Cerraron la desmotadora, cerraron la fábrica. Bueno… la destruyeron. Desapareció. Quedó lo que queda. Las fábricas todas cerradas. Las cooperativas cerradas. Aquí tres cooperativas fabulosas: La Unión: La Saenz Peña y El Progreso, extraordinarias. Ahí están, vendiendo chorizos. Da pena. Por el esfuerzo, la lucha y el sacrificio de aquellos visionarios que las crearon y de mis compañeros de ayer.”

Hasta aquí el relato de Oscar Braceras, una extraordinaria radiografía de las luchas y los logros de los campesinos y el accionar de la dictadura para destruir las herramientas de progreso construidas por los productores y sus hijos y así devolverle a las multinacionales el yugo que estos se habían sacudido y la posibilidad de volver a colocárselo.

Continuará...


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.