Secadero solar, sustentabilidad y valor agregado para la huerta
INTA 
1 imagen [Click para ampliar]
Esta tecnología que funciona con energía renovable y recicla los desechos frutihortícolas, permite un aumento del 50% de las ganancias. Se exhibirá en INTA Expone NEA el 27, 28 y 29 de junio en Posadas, Misiones.

De la mano de la Facultad de Arte y Diseño (FAyD) de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), la Municipalidad de Campo Viera de Misiones y el INTA, el grupo de productores “Los Colonos” administrarán un secadero solar para frutas y verduras a fin de agregarle valor a sus producciones. Esta tecnología que funciona con energía renovable y permite un aumento del 50% de las ganancias, será exhibida en INTA Expone NEA el 27, 28 y 29 de junio en Posadas, Misiones.

Mediante un secadero solar, los productores hortícolas de Campo Viera –Misiones– podrán deshidratar hortalizas, hierbas medicinales y aromáticas que no se comercializan frescas en las ferias para evitar su pérdida y agregar valor a sus producciones.

“Lo que sobraba, se perdía y, ahora, con esto, aprovechamos todo”, explicó Lidia Verner, integrante del grupo de productores conocido como “Los Colonos” que utilizará y administrará el secadero solar que permite un aumento del 50% las ganancias.

Silvina García, la ingeniera en alimentos que acompaña desde el INTA Oberá a Los Colonos, destacó la importancia de contar con una tecnología apropiada y adaptable a los productores del NEA que les permita procesar los excedentes de la huerta: deshidratarlos, fraccionarlos y comercializarlos en ferias bajo el nombre “Conservando lo nuestro”.

Por su parte, Jorge Senn, decano de la Facultad de Arte y Diseño de Misiones, subrayó a la energía renovable con la que funciona como “una de las premisas en la construcción porque en Misiones abunda la luz solar y la biomasa”.Esta tecnología apropiada para productores familiares del NEA fue desarrollada por la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), la Municipalidad de Campo Viera de Misiones y el INTA con financiamiento de la UNaM y la Subsecretaría de Agricultura Familiar, del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

Al detalle

Se trata de un pequeño recinto cerrado recubierto por una placa solar absorbente que, en su interior, cuenta con un horno que se alimenta a biomasa. Sobre esta fuente de calor, una capa de piedras actúa como acumulador térmico.

Mediante unas aberturas en la parte inferior, el aire ingresa y al pasar por las piedras calientes, aumenta su temperatura y asciende para entrar en la cabina de secado entre las bandejas, para luego salir húmedo por la chimenea metálica.

Las bandejas de secado son mallas metálicas enmarcadas en madera y dispuestas una encima de la otra, a través de las cuales pasa el aire y arrastra la humedad de los alimentos.

El tiempo y la temperatura adecuados varían según sean verduras, plantas aromáticas o medicinales. En líneas generales se requieren 60 ºC y, en el caso de las medicinales, no se deben superar los 50 ºC, para evitar que pierdan sus principios activos.

En referencia al acompañamiento del horno a biomasa, Ramiro Sosa –técnico del Prohuerta del INTA Oberá, Misiones– explicó que “en invierno, el clima es húmedo con muchos días nublados por lo que es necesaria esta fuente de calor” aunque en verano “podría funcionar sólo con el colector solar”.

Como se trata de alimentos, la sanidad es fundamental. En esta línea, García indicó que “está en proceso de diseño una sala de procesamiento, a continuación del secadero, para el lavado y acondicionamiento de las verduras, previo envasado”.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.