PROYECTO DE LEY NACIONAL DE FORTALECIMIENTO Y DESARROLLO DE LA AGRICULTURA FAMILIAR
 
1 imagen [Click para ampliar]
Distintas organizaciones campesinas, sociales y políticas de la Provincia del Chaco, a propuesta de la Federación Nacional de Organizaciones Nucleadas en la Agricultura Familiar (FONAF) han venido trabajando semanalmente en las oficinas del RENATEA Chaco a fin de realizar aportes por parte de nuestra provincia al Proyecto de Ley del título. Concluidas las deliberaciones, se giró a la FONAF el pre proyecto que sigue.
Al Señor Presidente de la
Cámara de Diputados de la Nación
Dr. Julián Andrés Domínguez
FUNDAMENTOS:
La ARGENTINA está transitando con gran esfuerzo un ca-mino hacia mayores niveles de autonomía y soberanía nacional. Tal camino de transformación, se inició superando una profunda crisis política, económica y social.Más allá del sector social y político donde nos ubiquemos, nadie podría negar el proceso de inclusión y las mejoras de indicadores en muchos órdenes de la vida nacional. Pero es también de sentido común aceptar, que si bien hay áreas de inclusión social que se han institucionalizado (entre las cuales podemos citar a la AUH), hay otras que no están consolidadas, aunque están en los primeros lugares de la agenda pública (donde por ejemplo podríamos ubicar el complejísimo tema del trabajo informal), y también podemos detectar sectores que recién comienzan a entrar en la agenda del Estado después de décadas de postergación, donde creemos que podemos situar este amplio y heterogéneo sector de la Agricultura Familiar (AF).
En las décadas que predominaron otros enfoques políticos y económicos, donde los objetivos de equidad social y del fortalecimiento del mercado interno no estaban como prioridad, resultaron verdaderas tragedias para numerosos sectores sociales, y significó para la Argentina pérdida de vidas, represión de incalculables secuelas, y pérdida de derechos, de puestos de trabajo, de niveles salariales, de la cohesión social y de la autoestima como pueblo y nación. Para la AF es significativo señalar que en 20 años se perdieron más de 130.000 explotaciones agropecuarias; como consecuencia muchos pobladores y trabajadores rurales engrosaron los cordones urbanos a modo de viaje sin retorno, generando y aumentando el despoblamiento del interior que aún no se detiene. Además se concentró la propiedad de la tierra con pérdida de diversidad productiva y extranjerización de su propiedad.
Aún así, según el Censo Agropecuario del año 2002 las explotaciones agropecuarias de pequeños productores alcanzaban un número de 218.868, ocupando una superficie de 23.519.642 de hectáreas, representando el 65,6 % del total de las explotaciones del país, pero solo el 13,5 % de la superficie total en explotación. El valor bruto estimado de producción desde la AF representó el 19,2 % del valor generado por el total de las explotaciones agropecuarias, concentrando el 87,3 % del trabajo de familiares y aportando el 53 % del empleo rural total.
Por décadas la ausencia de políticas de Estado para este sector y la desregulación agraria contribuyeron a la desaparición y empobrecimiento de cientos de miles de familias agrarias. Las políticas asistenciales que reaccionaron ante tal flagelo han contribuido a frenar y aliviar en parte la degradación señalada. Pero la etapa histórica en que nos encontramos en Argentina y Latinoamérica, y a nivel mundial, que incluso permitió que las Naciones Unidas declararan a este año 2014, como “Año de la Agricultura Familiar”, señalan que es ahora oportuno y necesario considerar a la AF, ya no como un sector vulnerable y/o vulnerado, sólo pasible de políticas sociales de mitigación.
Es hora de rendirse ante la evidencia: la agricultura familiar no es un “sector social más”; sino un tema sistémico que es indispensable apuntalar para lograr un desarrollo igualitario, productivo y económico, impulsado desde un ESTADO democrático, equitativo, multiétnico y pluricultural; y es además, un actor social imprescindible para un país que pretenda tener seguridad y soberanía alimentaria, componentes fundamentales de la emancipación nacional, y por tal condición la cuestión de la agricultura familiar se constituye en un tema transversal en la vida cotidiana del conjunto de la sociedad y debe integrarse legítimamente a la agenda estratégica de la Defensa Nacional, a un rango similar a otros asuntos estratégicos como son la cuestión energética, la cuestión tecnológica y la de nuestros territorios antárticos y de Malvinas.
Las políticas públicas reconocen en Argentina cada vez más la relevancia del sector de la AF, tanto para la sociedad como para el Estado, y comenzó a hacerse más visible a partir del año 2008. Dancuenta de ello las iniciativas del Estado Nacional que impulsaron la creación del Foro Nacional de la Agricultura Familiar, haciendo visible un sector de la agricultura hasta aquel momento sin legítima representación; que luego da origen institucional a la Federación de Organizaciones Nucleadas de la Agricultura Familiar (FONAF), con más de 850 organizaciones participantes. También por iniciativa de Néstor Kirchner se creó el Centro de Investigación para la Pequeña Agricultura Familiar en el INTAy posteriormente la actual Presidenta Cristina Fernández creó la Secretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar en el ámbito del MAGYP.
Hay que aceptar que más allá de cómo concebimos y cómo abordamos esta etapa de la cuestión agraria, lo real es que hay una nueva ruralidad, que se fortaleció en uno de sus polos, que es la “agricultura industrial” generalmente asociado a monocultivos, y con dependencia crítica de los mercados internacionales. Pero en esa nueva ruralidad, el numeroso universo de la “agricultura familiar”, quedó relegado, a pesar de que – paradójicamente- es elmercado interno quien tiene una dependencia crítica del mayor o menor desarrollo de este sector en cuanto a precios, abastecimiento local y alimentos saludables de los productos que desde ella se generan.
Esta realidad genera una dualidad en tensión que tendrá creciente antagonismo si el Estado no aborda en forma activa, con creatividad, fortaleciendo y movilizando los recursos necesarios para el desarrollo integral del postergado sector de la Agricultura Familiar. Es decir, la dinámica y complejidad de esta nueva ruralidad necesita de más y mejor Estado. La institucionalidad relacionada a la AF creada hasta la fecha, en el ámbito del MAGyP ha probado en estos años ser necesaria, aunque hemos de convenir que también es insuficiente para abordar y resolver los desafíos de la AF; por lo que se hace imprescindible dar un salto institucional acorde a los tiempos que vendrán, cuestión que es la esencia y el motivo principal de este proyecto, que propone ampliar, fortalecer y jerarquizar las áreas del estado para promover el desarrollo rural territorial y la AF: un organismo público con rango ministerial, que tenga control social y legislativo y esté en condiciones de personal, logísticas y presupuestarias que permitan hacer realidad la promoción, fortalecimiento y desarrollo de la AF.
Con las consideraciones vertidas hasta acá resulta más que evidente la necesidad de impulsar esta Ley Nacional de la Agricultura Familiar. Los legisladores pueden estar tranquilos y orgullosos de que están votando a favor de todos y cada uno de los argentinos, y no sólo de un sector social, aún cuando éste tenga todos los méritos y necesidades que le hacen legítimo acreedor de políticas públicas de apoyo. No sólo se está votando una reparación histórica, también se está votando un modelo de sociedad que, más allá de lo productivo, incluye:

o Una agricultura con agricultores;

o Un ambiente sano.

o Biodiversidad preservada;

o Atención a la diversidad cultural;

o Ocupación armónica del territorio;

o Urbanización planificada, evitando asentamientos urbanos por desarraigo;

o Un concepto integral e integrado del hábitat urbano y rural;

o Una planificación estratégica de la inversión pública en: viviendas; caminos y transporte; energía; agua; infraestructura social y de producción, acopio, clasificación, empacado, conservación, comercialización y aseguramiento de la calidad; atractivos turísticos y culturales; servicios de apoyo; recreación; educación; salud y seguridad social;

o Revitalización integral de centenares de localidades rurales y semirurales;

o La construcción colectiva de una nueva utopía para las generaciones futuras urbanas y rurales.

El estado y la sociedad además con esta ley está votando en defensa propia, está votando presente y sobretodo votando futuro, porque todos sabemos que gran parte de la conflictividad mundial se dirime en temas que son clave en esta ley, como por ejemplo, la gestión adecuada de los recursos naturales, y el apropiado abastecimiento de la alimentación diaria de toda la comunidad. Por eso es bueno concluir, que además de lo ya remarcado, con esta ley también se está votando un marco jurídico, de impactos múltiples y efectos sostenidos, que implica:

o Valor agregado en origen con redistribución de la riqueza e inclusión social;

o Desplegar la potencialidad territorial para la generación de trabajo urbano y rural integrado;

o Mejoras en la logística de abastecimiento, por desarrollo de cadenas cortas de comercialización;

o Colaborar en el imprescindible proceso de sustitución de insumos y bienes importados;

o Ampliación y diversificación de la oferta de alimentos locales;

o Uso racional de energías convencionales y desarrollo de fuentes renovables;

o Democratización del sistema de financiamiento nacional, adaptándolo a la realidad de los pequeños productores, su diversidad y su capacidad de pago;

o Facilitar la racionalidad en el poder de compra del Estado, orientando hacia la provisión desde la pequeña y mediana producción.

SEÑOR PRESIDENTE, las razones esgrimidas, y el articulado del proyecto que Ud, y los legisladores tendrán oportunidad de analizar, encierra no sólo una gigantesca reparación histórica hacia quienes alimentan a nuestras familias diariamente, sino que también contiene en su seno una monumental posibilidad de reconfigurar en forma sostenible nuestros territorios urbanos, periurbanos y rurales, favoreciendo el arraigo y también la vuelta al campo y a la tierra de las actuales y futuras generaciones, y, aunque no parezca el lugar apropiado para decir esto, sepa que históricamente aprobar esta ley

SERA JUSTICIA

El Senado y Cámara de Diputados, sanciona con fuerza de ley:

FORTALECIMIENTO Y DESARROLLO DE LA AGRICULTURA FAMILIAR

TÍTULO I

DE LOS FINES, OBJETIVOS, DEFINICIONES Y ALCANCES DE ESTA LEY

Artículo 1

Declarase de interés público la agricultura familiar por su contribución a la seguridad y soberanía alimentaria del pueblo, por practicar y promover sistemas de vida y de producción que preservan la biodiversidad y procesos sostenibles de transformación productiva.

Artículo 2

Son objetivos generales de esta Ley:

· Valorizar la agricultura familiar en toda su diversidad, como sujeto prioritario de las políticas públicas que se implementen en las distintas esferas del Estado.

· Aportar al desarrollo de los territorios rurales de todo el país, reconociendo y consolidando a la agricultura familiar como sujeto social protagónico del espacio rural. A este fin, se entiende por desarrollo rural, el proceso de transformaciones y organización del territorio, conducido por el Estado y definido con la participación activa de las comunidades rurales y la interacción con el conjunto de la sociedad.

· Reconocer explícitamente las prácticas de vida y productivas de las comunidades originarias, dado que son el resultado de la coevolución milenaria entre esas comunidades y su entorno natural, que dieran por resultado paisajes o ambientes únicos.

Artículo 3

Son objetivos específicos de la presente ley:

· Afianzar la población que habita los territorios rurales en pos de la ocupación armónica del territorio, generando condiciones de hábitat, ingresos y calidad de vida, equitativa e integrada con las áreas urbanas.

· Impulsar el aprovechamiento de atributos específicos de cada territorio para generar bienes y servicios diferenciados por sus particularidades ecológicas, culturales, procedimientos de elaboración, singularidad paisajística y/o cualquier otra característica que lo diferencie.

· Asegurar el abastecimiento de alimentos saludables y a precio justo a las comunidades cercanas, favoreciendo procesos de cadena corta y aportando estratégicamente a la sustentabilidad energética y a la preservación del ingreso.

· Apoyar la generación de actividades agropecuarias, artesanales, industriales y de servicios, orientada al agregado de valor de la producción primaria, generando empleo y desarrollo local.

· Recuperar, conservar y divulgar el patrimonio natural, histórico y cultural de la AF en sus diversos territorios y expresiones.

· Fortalecer la organización y movilidad social ascendente de la Agricultura Familiar, con especial atención a las condiciones y necesidades de la mujer y la juventud rural.

Artículo 4

Se considera Agricultor Familiar a aquel que lleva adelante actividades productivas en el medio rural y reúne las siguientes características:

· La gestión del emprendimiento productivo es ejercida directamente por el productor y/o algún miembro de su familia;

· El agricultor familiar es propietario de la totalidad o de parte de los medios de producción.

· Los requerimientos del trabajo son cubiertos principalmente por la mano de obra familiar y/o con aportes complementarios de asalariados

· La familia del agricultor reside en el campo o en la localidad más próxima a él.

· La forma jurídica predominante de la agricultura familiar corresponde a Persona Física, Sociedad de Hecho o Cooperativa.

· Las familias y/o comunidades de Pueblos Originarios afincadas en medios rurales y que encaran procesos productivos desde su propio enfoque cultural.

TÍTULO II

INSTITUCIONALIDAD

Artículo 5:

Créase el Ministerio para la Agricultura Familiar (MAF) en el ámbito del Poder Ejecutivo, que tendrá como objeto central constituirse en órgano rector y ámbito de aplicación de la totalidad de las políticas destinadas a fortalecer y consolidar la agricultura familiar en la Argentina, en articulación activa con todas las jurisdicciones nacionales, provinciales y municipales que resulten necesarias; así como en colaboración permanente con los ámbitos latinoamericanos donde se analicen e implementen políticas en el mismo sentido. Tendrá a su cargo el RENAF (Registro Nacional de Agricultura Familiar), y luego de construir la línea de base, deberá mantenerlo actualizado en tiempo real.

Artículo 6:

El Ministerio deberá promover la conformación del Consejo Federal de la Agricultura Familiar, que se integrará con las máximas autoridades que en cada provincia atienden las políticas referidas a esta temática, por un delegado por cada ministerio y ente descentralizado del estado nacional, representante de la Federaciòn Argentina de Municipios, por delegados de cada una de las seis regiones de los productores familiares que estén orgánica y jurídicamente representados y delegados elegidos en el ámbito del Consejo de Participación Indígena. Su misión principal será brindar un cauce para la elaboración participativa, la acción sinérgica de estos actores estatales y no estatales, y la posterior implementación territorializada de las políticas públicas que se van definiendo y acordando.

Artículo 7:

Se invitará a las provincias a conformar los Consejos Regionales de la AF con las mismas funciones que el Consejo Federal, pero con actuación en sus respectivas regiones. Estas serán inicialmente las seis regiones en que actualmente se organizan os procesos territoriales y la instrumentación de gran parte de las políticas gubernamentales: NEA-NOA-CENTRO-CUYO-PAMPEANA-PATAGONIA.

Artículo 8:

Del mismo modo se auspiciarán los Consejos Zonales para la AF dentro de cada provincia, en la convicción de que el abastecimiento local es uno de los pilares esenciales del desarrollo y consolidación de la Agricultura Familiar. En estos ámbitos, además se incorporarán activamente los Municipios en diversos formatos de representación que se consensuarán – en los correspondientes Reglamentos Internos de Conformación y Funcionamiento- entre los actores participantes.

Artículo 9:

El Ministerio de la AF auspiciará con políticas activas la organización y participación orgánica de todos los actores protagonistas, auxiliares y destinatarios directos e indirectos de las políticas de la Agricultura Familiar; buscando el fortaleciendo la “cadena de valor institucional” que asegure la participación de dichos actores en el proceso de diseño, planificación, ejecución y evaluación de estas políticas de desarrollo de la AF (organizaciones de base, federaciones, confederaciones, consorcios, organizaciones libres de apoyo a la AF. etc. Para tal fin se instrumentará planes y programas de capacitación continua para la gestión de organizaciones, asistencia jurídica, contable, comunicacional y toda la logística que resulte necesaria para la conformación, desarrollo y consolidación de las organizaciones sociales, económicas y culturales de la AF.

TÍTULO III

RECURSOS NATURALES y AMBIENTE

Reconocimiento del Aporte de la Agricultura familiar a la Conservación de la Biodiversidad Nativa.Se reconoce el aporte de la agricultura familiar a la conservación in situ de los recursos fitogenéticos de la agrobiodiversidad nativa, que es la base de la soberanía alimentaria; así como su aporte a la diversificación de las actividades productivas.

Artículo 10

Acceso a la Tierra. La autoridad de aplicación articulará con los organismos competentes del Estado Nacional y las provincias el acceso a la tierra para la agricultura familiar, considerando la tierra como un bien social y un derecho para quien la trabaja.

Artículo 11

Banco de Tierras para la Agricultura Familiar. Créase en el ámbito de la autoridad de aplicación el Banco de Tierras para la Agricultura Familiar, con el objetivo de contar con tierras aptas y disponibles para el desarrollo de emprendimientos productivos de la Agricultura Familiar en el marco de lo dispuesto en la presente norma y se invitará a las provincias a tomar iniciativas del mismo tipo en sus jurisdicciones.

El Banco de Tierras estará conformado por:

a) Las tierras de propiedad de la Nación que el Poder Ejecutivo por Decreto afecte a los fines de la presente Ley.

b) Los bienes inmuebles rurales privados expropiados con la finalidad de ser afectados al Banco de Tierras Rurales. A los fines de esta ley podrán ser declarados de utilidad pública y sujetos a expropiación para destinarse a este Banco de Tierras, aquellos inmuebles particulares que no se encuentren técnica y racionalmente explotados, los que por su extensión puedan constituir latifundio y los que razones económicas y sociales lo hagan aconsejable.

c) Las tierras que sean donadas o legadas al Estado Nacional con el fin de ser afectadas al Banco creado por esta norma.

d) Las tierras que transfieran los Estados Provinciales y Municipales a la Nación al fin indicado en esta Ley.

e) Todas las tierras rurales que ingresen al patrimonio del Estado Nacional por distintos mecanismos legales, administrativos, impositivos o de cualquier otra naturaleza.

La Autoridad de Aplicación promueve los acuerdos necesarios con las dependencias competentes del Estado a los fines del relevamiento, registro y determinación de las tierras que integrarán el mismo.

Los titulares de inmuebles que los pongan a disposición del Banco, sea en forma permanente o transitoria, accederán a beneficios impositivos y fiscales en los términos que establezca la reglamentación.

Artículo 12

Adjudicación. Las tierras que integren el Banco, se adjudicaran en forma progresiva a los agricultores familiares registrados en el Renaf, y/o habitantes urbanizados que por diversas razones demuestren voluntad de afincarse y trabajar en la Agricultura Familiar, de acuerdo al procedimiento que a tal fin establezca la autoridad de aplicación, mediante adjudicación en venta, arrendamiento, donación o preferentemente mediante el régimen de concesión en comodato.

Las adjudicaciones se realizarán en Unidades Económicas Familiares, las que se determinarán tomando en consideración, como mínimo, los siguientes parámetros:

a) Regiones ecologicas;

b) Tipos de explotacion;

c) Infraestructura regional, zonal y local;

d) Capacidad productiva de la tierra;

e) Disponibilidad de servicios;

f) Capacidad del equipamiento productivo, financiero y condicion economica del postulante en los casos de ofrecimientopúblico.

g) Tamaño del grupo familiar.

Artículo 13

Regularización dominial. El Ministerio de la Agricultura Familiar instrumentará un programa específico y permanente para el relevamiento, análisis y abordaje integral de la situación dominial de tierras referido a familias de la Agricultura Familiar, en articulación con todos los estamentos nacionales, provinciales y municipales. A tal fin se constituirá una Comisión Nacional Permanente de Regularización Dominial constituida por Asesores Jurídicos, Trabajadores Sociales, Contadores, Agrimensores, Geógrafos, Profesionales de las Ciencias Agrarias y toda especialidad que según el caso resulte pertinente. Se invitará a las provincias a constituir ámbitos de regularización dominial similares.

Se suspenderán por 10 años desalojos compulsivos y directos en todos los casos de Agricultores Familiares. En los casos de fallos judiciales adversos la Comisión Nacional y sus equivalentes ámbitos provinciales se constituirá en árbitro de controversia de tierras con la misión de que la ejecución del fallo que pretende garantizar un derecho no signifique dejar a la familia campesina a la intemperie ni al desarraigo compulsivo afectando su derecho a la vida y al trabajo.

Artículo 14

El Ministerio de la Agricultura Familiar siguiendo el enfoque el Art. 41 de la CN diseñará e instrumentará programas de incentivos a los servicios ambientales que aporte la AF con procesos productivos que preserven la base ecosistémica de sus respectivos territorios. Estos incentivos consistirán en subsidios directos; multiplicación del monto de microcréditos y fondos rotatorios, desgravación impositiva, y créditos bancarios a largo plazo y tasas subsidiadas.

Se diseñarán y ejecutarán planes de prevención, mitigación y restitución frente a las emergencias y catástrofes, tales como sequías, inundaciones, otros tomando las previsiones que a través del ReNaF esté garantizada la atención prioritaria de los Agricultores Familiares en ésta situación.

Los procesos de deterioro de suelos que avanzan hacia la desertificación serán atendidos como emergencias y catástrofes.

TÍTULO IV

PROCESOS PRODUCTIVOS Y DE COMERCIALIZACIÓN

Articulo 15

*Suelos: A fin de preservar, recuperar y/o mejorar las condiciones de la tierra, especialmente de la productiva, se instrumentarán políticas activas y participativas, con métodos sustentables, priorizando las prácticas agroecológicas. Se complementarán los Mapas de Suelos ya existentes a nivel nacional y de las Provincias, con énfasis en las necesidades de la agricultura familiar.

*Semillas: la preservación y recuperación, multiplicación artesanal y en escala, provisión y acceso de las semillas nativas tendrá máxima prioridad en los planes y programas productivos del Ministerio, quien articulará con todas las instituciones estatales y no estatales, nacionales, latinoamericanas y mundiales; que tengan políticas orientadas en el mismo sentido.

* Procesos productivos y tareas culturales: los procesos de producción tradicionales y/o los procesos de diversificación que se ancaren de cada zona serán fortalecidos con el acompañamiento técnico, logístico, financiero y en insumos cuando se justifique, para la siembra, tareas culturales que ellos demanden y cosecha correspondiente; y serán evaluados periódicamente de una manera participativa desde un enfoque de sustentabilidad económica, social y ambiental;

*Preservación de cosechas, acopio y cadenas de frío: Las producciones que necesiten un período de mantenimiento por producto terminado, o post cosecha y/o de acopios respectivos, el Ministerio buscará la máxima articulación asociativa por zona y por producto, para la inversión estatal o mixta en la infraestructura socio-productiva necesaria para tal fin: depósitos, playones forestales, infraestructura de faena y de frío, entre otros;

*Procesos de industrialización local: se auspiciara y fortalecerá todos los procesos de transformación secundaria y agregado de valor en origen que permita desarrollar la potencialidad productiva, organizativa y logística de cada zona;

*Procesos de Comercialización: Se instrumentarán políticas integrales y sostenidas referidas al fraccionamiento, empaquetamiento (“packaging”), el transporte, la red de bocas de expendio propias o conveniadas locales, regionales y nacionales, la difusión pedagógica por todos los medios existentes o por existir de los productos de la AF, así como la articulación con grupos de consumidores, quienes tendrán acceso permanente a una base de datos con información nutricional; y tendrán una unidad conceptual las políticas en este sentido, aunque tengan una variedad enorme de unidades ejecutoras por territorios y por asuntos temáticos. El Ministerio de AF apoyara la realización de Ferias locales, zonales y nacionales, y pondrá especial énfasis en la conformación de una CADENA NACIONAL DE COMERCIALIZACIÓN, articulando estructuras propias, cooperativas de productores o instancias mixtas cuando resulten necesarias;

Promoción de marcas comerciales y denominaciones de origen y otros mecanismos de certificación, como estrategia de valorización de los productos de la Agricultura Familiar.

Proveedores del Estado. Los productos, insumos y servicios provenientes de establecimientos productivos de la agricultores familiares registrados tendrá prioridad absoluta en la contrataciones directas que realice el Estado Nacional para la provisión de alimentos en hospitales, escuelas, comedores comunitarios, instituciones dependientes del sistema penitenciario nacional y demás instituciones públicas dependientes del Estado Nacional.

Artículo 16:

*Presupuesto: el Ministerio de AF destinara para las políticas diseñadas en este capítulo IV un monto que no podrá ser menor del 30% de su presupuesto anual.

Titulo V

EDUCACIÓN , DESARROLLO TECNOLOGICO Y ASISTENCIA TECNICA

Artículo 17:

A través de la educación agropecuaria, el desarrollo tecnológico y la asistencia técnicaintegral, se contribuirá al logro de la soberanía y seguridad alimentaria para el buen vivir del pueblo argentino, a través de la agricultura familiar, como parte del proceso de Desarrollo Integral de la economía, en armonía con la naturaleza; siendo el derecho a la alimentación un derecho humano.

Artículo 18

· El MAF apoyará la diversificación e innovación productiva enfocada a: la capacitación y asesoramiento; la instalación de unidades demostrativas de experimentación y productivas; al asesoramiento técnico y aporte de materiales e insumos; el desarrollo de experiencias innovadoras en materia de producción y consumo; la difusión de la producción natural orgánica y ecológica; la investigación tecnológica que responda a las condiciones de la realidad de los sujetos de la agricultura familiar.

· El INDEC deberá incorporar en forma regular información relevante de los productores de la agricultura familiar y hacer que ésta sea accesible a los mismos.

· El MAF conformará un sistema de asistencia técnica integral y de abordaje territorializado en articulación con las organizaciones de agricultores familiares, los centros e institutos de investigación y otros ámbitos relacionados, desde la etapa de producción hasta la etapa de consumo.

· A través de las agencias de desarrollo correspondientes, se implementarán programas y proyectos de asistencia técnica orientados a la transformación y agregación de valor y comercialización de los actores de la agricultura familiar.

Artículo 19

Se garantiza la preservación, fomento, validación y difusión de las prácticas y tecnologías propias de las familias organizadas en la agricultura familiar, a fin de fortalecer la identidad cultural, la transmisión de saberes y recuperación de buenas prácticas sobre la producción, atendiendo todo lo inherente a logística y servicios públicos; comunicación; servicios educativos rurales; energías renovables distribuidas; manejo, cosecha y recuperación de agua; bioarquitectura para vivienda e infraestructura productiva; agregación de valor en origen; certificación.

Artículo 20

Se asume la obligación de preservar los sistemas de vida y los recursos naturales para las futuras generaciones, promoviendo el desarrollo productivo integral para el buen vivir, en armonía con la naturaleza y preservando la diversidad genética, respetando los usos y costumbres, reconociendo a la familia como el núcleo principal de la producción y de la sostenibilidad productiva a través del tiempo.

Artículo 21

Se entenderá por Actividades Familiares Diversificadasa la dinámica productiva propia de la agricultura familiar, basada principalmente en las labores agrícolas, pecuarias y forestales, complementadas con otras actividades rurales y productivas como la artesanía con identidad cultural, el turismo solidario comunitario, la recolección y otras prácticas desarrolladas por las familias rurales, jerarquizando modelos productivos sustentables a partir del asociativismo y la incorporación de tecnologías que modifiquen la marginación de los agricultores familiares.

Artículo 22

El nivel central de Estado y las entidades territoriales autónomas, en el marco de sus competencias, establecerán mecanismos para que promuevan hábitos de alimentación sana y la difusión de éstos.

Artículo 23

En el marco de la política económica, el nivel central del Estado facilitará el acceso a la capacitación técnica, a la tecnología, a los créditos, a la apertura de mercados y al mejoramiento de procesos productivos de la agricultura familiar.

Artículo 24

Se asume la obligación de promover la diversificación productiva como estrategia implementada por la agricultura familiar, a través de sus organizaciones representativas, y las familias organizadas en la agricultura familiar, para ampliar la variedad de la producción y los usos de sus recursos existentes, en armonía con la naturaleza en busca de asegurar la alimentación con soberanía.

Artículo 25

Se asume la obligación de transmitir hábitos alimenticios y de consumo basados en una dieta alimentaria variada y rica en nutrientes. Asimismo, se basa en información sobre el valor nutricional de los productos en busca de una alimentación sana y nutritiva, dirigidos a cubrir las necesidades alimenticias de la población a través de una educación responsable.

Artículo 26

INVESTIGACIÓN

· El marco de las prioridades del Estado, el MAF, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, el INTA y el Sistema Nacional de Ciencia y Técnica, priorizarán la investigación productiva para el desarrollo de la agricultura familiar y apoyarán la investigación en productos diversificados de la agricultura familiar a través de un trabajo conjunto con los productores, con mayor permanencia de investigadores en el área rural.

· Las universidades, institutos técnicos y tecnológicos, escuelas superiores tecnológicas y otras instituciones públicas, privadas y comunitarias que desarrollan innovación, realizarán investigaciones que abarque aspectos socioculturales, productivos y organizativos para fortalecer la agricultura familiar, en el marco de las prioridades estatales en coordinación y siguiendo los lineamientos del ente rector del Sistema Nacional de Ciencia y Técnica.

· El Estado a través de presupuesto específico del Tesoro General del Estado, de acuerdo a su disponibilidad, estimulará la formación y el fortalecimiento de redes de investigadores y grupos de interés entre productores de la agricultura familiar e investigadores académicos.

Artículo 27

FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN

· EL MAF elaborará propuestas al Ministerios de Educación sobre temáticas relacionadas a la educación rural, en todos los niveles que tienen carácter de obligatoriedad, afianzando así una educación que revalorice su contexto inmediato, facilitando la construcción ciudadana de niños y jóvenes del ámbito rural; al mismo tiempo desarrollará programas que permitan adquirir valores, destrezas y habilidades propias del sector de la agricultura familiar.

· El Estado promoverá la formación técnica superior y capacitación en el área rural, reconociendo las formas propias de aprendizaje y transmisión de conocimientos y saberes ancestrales de los sujetos de la agricultura familiar que es caracterizada por:

o Ser una educación integral que prepara para la vida y el trabajo fomentando la solidaridad.

o Ser de naturaleza itinerante que responda a la realidad rural de la agricultura familiar y promueva el auto aprendizaje.

o Desarrollar formas de aprendizaje y de transmisión de conocimientos con metodologías propias.

o Promover la formación de liderazgos productivos para el desarrollo del sector y la incidencia en diferentes plataformas de acción para la agricultura familiar.

· Los espacios de integración del diálogo de saberes para la agricultura familiar, se traducirán en el marco de las Políticas de Educación y Regulación establecidas por el Ministerio de Educación.

· El Ministerio de Educación, en coordinación con el Ministerio de Salud, incorporará en la malla curricular del Sistema Educativo, la educación alimentaria nutricional, la importancia del consumo de productos de origen nacional, incluyendo los de la agricultura familiar, sanos nutritivos y culturalmente apropiados.

Artículo 28

Crease como parte del MAF el Centro de Producciónde Semillas Nativas (CEPROSENA) que tendrá como misión contribuir a garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, teniendo por objetivo registrar, producir y abastecer de semillas nativas y criollas; siendo sus funciones:

· Promover la utilización de la semilla nativa y criolla para la alimentación, la agricultura, la forestación, aptitud ornamental y aplicación industrial;

· Organizar el acopio, la producción y la comercialización de la semilla nativa y criolla a fin de garantizar su existencia en cantidad y calidad para su uso;

· Realizar y promover la investigación del uso y preservación de la semilla nativa y criolla. A tal fin podrá celebrar convenios con entidades públicas o privadas;

· Desarrollar acciones tendientes a evitar la apropiación ilegítima y la falta de reconocimiento de la semilla nativa y criolla.

· Gestionar el registro ante los organismos nacionales que correspondan de las semillas nativas inscriptas en el Banco de Semillas de la Nación, de acuerdo a la legislación vigente;

· Realizar acciones que identifiquen las semillas nativas existentes en el territorio a través del Banco de Semillas;

· Coordinar acciones con los organismos de contralor a fin de hacer efectiva la legislación protectora de la semilla nativa;

· Realizar acciones tendientes a garantizar la variedad y diversidad agrícola y que favorezcan el intercambio entre las productoras y productores;

· Proponer y fortalecer formas de producción agroecológica.

· Asesorar en la política a las áreas del Poder Ejecutivo que lo requieran emitiendo su opinión en forma previa y preceptiva al dictado de normas relacionadas con la actividad semillerista.

Artículo 29

· Procesos de Certificación: el Ministerio de la AF arbitrara los medios técnicos, logísticos y financieros para acompañar y aprobar los procesos de certificación que se establezcan en los territorios, los productos o los procesos surgidos de la agricultura familiar, con desarrollos propios y en articulación con organismos estatales preexistentes en la materia.

Artículo 30

El órgano de aplicación tendrá un plan quinquenal, que se insertará en el Plan quinquenal general de Gobierno, de investigación y desarrollo de producción de conocimiento y desarrollo tecnológico referidos a la logística de producción y de la totalidad de los Servicios Públicos: energía, comunicación, transporte, servicios educativos, cosecha, almacenamiento, recuperación y utilización de agua, arquitectura bioclimática para viviendas e infraestructura socio-productiva y demás requerimientos que involucren el buen vivir en el medio rural.

Artículo 31

Las políticas de apoyo a la educación agropecuaria, el desarrollo tecnológico y la asistencia técnicaintegral deberán recibir un presupuesto igual o mayor al 15% del total anual destinado a la ley.

TÍTULO V

INFRAESTRUCTURA Y EQUIPAMIENTOS RURALES.

Artículo 32:

El Estado Nacional, a través del Ministerio de la AF, priorizará políticas de provisión y mejora de la infraestructura rural en todas sus dimensiones, tales como: infraestructura de transporte, red vial, viviendas, electrificación rural , infraestructura predial según actividad productiva, tecnologías de información y comunicación, agua y riego en todas sus variantes según potencialidad del territorio, infraestructura social (playones deportivos, centros comunitarios-culturales) saneamiento básico, dirigido al desarrollo rural, al arraigo y la ocupación armónica del territorio.

a) Se recomendará a las provincias y municipios que se destine para los programas de viviendas rurales (construcción, ampliación y mejoras) como mínimo el doble del porcentaje de población rural que en cada provincia y cada municipio se tenga, a fin de recuperar el déficit crónico que tiene la ruralidad en esta materia. También se pondrá especial cuidado de que el diseño de la vivienda se realice de una manera participativa y con un enfoque bioclimático.

b) Organizar un Sistema de saneamiento articulado por zonas, que incluya el proceso de residuos sólidos y la disposición final de excretas.

c) Instrumentar en el marco del Plan Quinquenal la construcción y mantenimiento de la red caminera troncal de cada provincia, e impulsar el sistema de Consorcios Camineros para el mantenimiento y mejoramiento de caminos rurales de la red secundaria en cada zona y provincia. (porcentajes VER )

d) Asegurar la provisión de agua para riego, para animales y potables para humanos en cada núcleo familiar y en cada predio de los agricultores familiares, a través de planes, programas y proyectos que instrumentarán el sistema más adecuado de provisión en cada zona. Los planes no se suspenderán hasta que ninguna familia rural esté sin agua para todas sus necesidades, y su continuidad deberá monitorear en forma continua las modificaciones territoriales que signifiquen algún riesgo de déficit de agua.

e) El Ministerio de la AF instrumentará todas las medidas necesarias para que ningún predio de los agricultores familiares resulte con déficit energético, de acuerdo al plan productivo que encara en el mismo. En coordinación con el Consejo Federal y los Consejos Zonales que se conformen, tendrá un relevamiento en tiempo real de la planificación de corto, mediano y largo plazo por territorio y arbitrará los planes necesarios para garantizar los requerimientos energéticos que de ellos se deriven, con especial promoción de aquellas que provengan de fuentes renovables..

f) El Ministerio diseñará un Programa permanente para mejorar y aumentar el equipamiento y la infraestructura predial y comunitaria destinada a los aspectos productivos o sociales de la población; evaluando según el sector de ingresos y el tipo de necesidad de equipamiento o de infraestructura las características del financiamiento, pudiendo oscilar entre el subsidio directo, sistemas de microcréditos, fondos rotatorios, banca rural, caja de crédito y/o créditos bancarios a tasa subsidiada.

g) El transporte rural, tanto de pasajeros como el relativo al transporte de la producción, tendrá especial consideración en su análisis, diseño adecuado a cada zona, frecuencias, ritmos y costos que serán fruto del debate territorial, buscando promover prioritariamente servicios de transportes públicos o de tipo cooperativo.

h) Las comunicaciones, sean de tipo tradicional o de las nuevas TICs, estarán al servicio de las necesidades sociales, educativo-culturales y productivas de cada zona; y por ende el Ministerio instrumentará un Plan permanente en articulación con las estructuras competentes, para que ninguna zona ni familia se encuentre en aislamiento, se supere la brecha digital y se cuente con el mejor servicio que el país o la provincia puede proveer en cada período histórico de acuerdo a los requerimientos de los agricultores familiares en cada territorio.

Titulo VII

POLITICAS SOCIALES:

Artículo 33

El Estado, a través de sus organismos respectivos, deberá:

a) Garantizar el acceso y funcionamiento de todos los servicios sociales (educación, salud, deportes, cultura, discapacidad, desarrollo y promoción social, así como la asistencia social directa,) para la totalidad de la población rural en el territorio, en función de que su existencia, continuidad y calidad que aseguren el arraigo de las familias rurales.

b) Los procesos de gestión y la administración de los servicios públicos deberán considerar mecanismos de participación de las organizaciones de la AF en cada territorio.

c) L a Educación Rural será declarada servicio público esencial. Se implementará el método de alternancia en todas las zonas que así se justifique, y en el sistema educativo público tendrá participación de la comunidad en la gestión y monitoreo del funcionamiento del establecimiento.

d) Recuperar y desarrollar sistemas de Atención Primaria de la Salud mediante una Red de Agentes Sanitarios que tendrán un sistema de formación continua, e integrados al sistema de salud en sus diferentes niveles.

e) Auspiciar un Programa de Deporte Rural zonal y provincial, que favorezca el reencuentro con las prácticas deportivas tradicionales en cada lugar, así como actividades de promoción del ocio creativo propias de las costumbres del lugar.

f) Las políticas culturales auspiciarán la creación de escenarios, bienes y servicios culturales que favorezcan la promoción de valores propios de la ruralidad, y se potenciarán en políticas nacionales en su formulación, diseño, ejecución y evaluación desde el territorio rural correspondiente, propiciando su elaboración de abajo hacia arriba.

g) El desarrollo social de las comunidades, y de los subsectores sociales o generacionales que la componen ( la promoción de la mujer, los jóvenes, la niñez, la ancianidad, los discapacitados, y/o minorías existentes) serán optimizados con políticas integrales, en articulación con las jurisdicciones específicas, y/o en forma directa por políticas propias en las zonas que resulte necesarias impulsarlas.

Artículo 34

Instáurase el Derecho Universal al Arraigo Rural (DUAR), que será reconocido a las familias actualmente radicadas en el ámbito rural y las urbanas que aspiren a volver a instalarse en predios rurales para el ejercicio de la agricultura familiar. En ambos casos les será reconocida a estas familias un ingreso mínimo mensual equivalente a no menos de 33% del salario mínimo vital y móvil anualmente acordado en el ámbito del Consejo Nacional del Salario; porcentaje que se duplicará al 66% en los jóvenes entre 18 y 30 años que permanezca en el campo, realicen actividades productivas y formación profesional para adultos con certificados acreditados por organismos competentes. Este derecho nace por la condición de vivir y permanecer en predios rurales y como contraprestación debe encarar producciones propias de la agricultura familiar y su propio autoconsumo familiar, y no será incompatible con ningún otro ingreso que por otro concepto reciba, salvo la jubilación obtenida en el momento respectivo, en cuyo momento se interrumpirá el aporte del DUAR.

TÍTULO VIII

LEGISLACIONES Y NORMATIVAS

Artículo 35

· Sanidad: El M de la AF instrumentara planes, programas y proyectos para fortalecer la capacidad de cumplimiento de la legislación sanitaria nacional vigente; y las normativas bromatológicas que se exijan en cada territorio.

· Se invitara a los Consejos Regionales y Zonales de la AF que se conformen a trabajar en las acciones adecuadas para el desarrollo logístico, de infraestructura y de gestión en función del cumplimiento del inciso anterior.

· Tributario: La AF y sus actores serán beneficiarios de descuentos impositivos progresivamente mayores cuando se certifiquen practicas que impliquen agregado de valor en origen y servicios ambientales en sus diversas manifestaciones.

· Previsional: Se propone la edad jubilatoria de 55 años (o al menos 57 como el peón rural) sin distinción de sexo en quienes vivieron en el campo en forma continúa.

· Seguro integral para AF: Crease el Seguro Integral para la Agricultura Familiar destinado a mitigar los daños y pèrdidas sufridas por fenómenos de emergencia o catástrofe, accidentes laborales, seguro de vida, incendios, perdida o robo de animales, productos forestales maderables, agrícolas comercializables, y maquinas e implementos rurales. Este Seguro será financiado con aportes del estado y de los productores familiares que destinaràn el 3% de la venta de sus productos en forma anual para crear el Fondo de Respaldo al presente Seguro.

· Este fondeo será gestionado por una Mutual Nacional que conformaran representantes de la FONAF por los productores familiares y representantes del estado nacional, con fiscalización del Consejo Federal de la Agricultura Familiar.

· Certificaciones: El estado nacional a través de sus órganos técnicos autorizados, garantizará la Certificación de calidad u otras exigencias del mercado internacional, cuando sectores de la AF necesitan exportar. El Ministerio de la AF, a través de un Sistema de Certificación Participativa, asegurará la certificación en procesos y productos de circulación nacional.

TÍTULO IX

PRESUPUESTO

Artículo 36:

El Ministerio y sus políticas tendrán las siguientes fuentes de financiamiento: 1). El 0,5% de la recaudación surgida del impuesto al valor agregado (IVA) del cual el 50% deberá instrumentarse a modo de depósito diario, similar al mecanismo que se ejecuta en la coparticipación federal; 2). El…% de la recaudación fiscal surgida de las exportaciones agropecuarias; 3). Fondo Fiduciario formado por la totalidad de los programas nacionales e internacionales que tengan como destinatario a la AF.


HUMOR CAMPESTRE
COMERCIO SOLIDARIO
Máquinas > Ver últimos avisos
Vehículos > Ver últimos avisos
Servicios > Ver últimos avisos
Animales > Ver últimos avisos
Propiedades > Ver últimos avisos
Seguinos
           
Copyright© 2013 Diario digital el Campesino. Todos los derechos reservados.